Tipos de internacionalización empresarial

internacionalizacion de una empresa

Los distintos tipos de internacionalización empresarial existentes recuerdan que la exportación no es la única opción de expansión para las empresas dispuestas a arriesgar. El crecimiento de los negocios que traspasan sus fronteras nacionales queda definido desde estadios muy tempranos de la definición de su estrategia al diferenciarse por su flexibilidad y capacidad de control.

Hay muchos modos de penetrar otros países, aunque los más habituales son tres:

  1. Exportación: es una alternativa de internacionalización muy flexible aunque tiene un inconveniente, no apto para muchos, debido a la baja capacidad de control que implica.
  2. Intermediación: se plantea como la opción más natural para bastantes negocios al asegurar el control compartido, derivado de la partición de la propiedad; que tiene ventajas como la solidaridad frente a los riesgos.
  3. Internacionalización jerarquizada: un modelo muy rígido que permite ejercer un control casi absoluto, aunque puede conllevar distintos tipos de dificultades relacionadas con la fiscalidad y la normativa aplicable.

Tipos de internacionalización empresarial: la exportación

La exportación suele seguir un patrón muy similar, estructuralmente hablando. Parte de una producción, manufacturada en el país de origen o un tercero, que es enviada al de destino a través de distintos canales. Precisamente en la elección de éstos recaerá también la decisión sobre quién ostentará la responsabilidad sobre las diferentes funciones. Así, pueden encontrarse tres grandes grupos:

  • Exportación indirecta: la empresa productora no interviene de forma directa en las actividades exportadoras, dejando que sea una compañía especializada en este tipo de operaciones quien se responsabilice de ellas.
  • Exportación directa: la empresa exportadora se ocupa de todos los aspectos de la operación, desde la entrega hasta la documentación.
  • Exportación cooperativa: se trata de una opción bastante frecuente para empresas de menor volumen, que no pueden hacer frente solas a un proceso exportador, por lo que se asocian con otros productores para poder hacer prosperar su iniciativa de forma conjunta.

Intermediación: una buena alternativa a otros tipos de internacionalización empresarial

La intermediación es una vía muy eficaz para, no sólo traspasar fronteras, sino tener la oportunidad de, al mismo tiempo, beneficiarse de la transferencia de conocimiento y habilidades; ambas fundamentales para el desarrollo empresarial y el crecimiento de la organización. Entre los tipos de internacionalización empresarial más frecuentes en esta modalidad se hallan:

  • Licencia: a través de este acuerdo se ofrece el permiso para que un agente local haga uso de las patentes, tecnología, saber hacer y conocimiento de la empresa. Suele tratarse de vínculos con proyección en el largo plazo y parten de condiciones tan ventajosas para la empresa internacionalizada como la ausencia de necesidad de inversión.
  • Franquicia: en este caso, una organización independiente opera el negocio bajo el nombre de otra, a la que paga el precio acordado a cambio de poder usar su nombre comercial y marca, beneficiándose de su reputación, imagen y posibilidades de formación y cualificación del personal. Se puede limitar a la venta de productos o puede consistir en la transferencia de un paquete de negocio completo, con todos los elementos necesarios para establecerse como empresa y comenzar a obtener un rendimiento.
  • Contratos de manufactura: se basan en la relación empresarial con un productor local, del que se controlan todos los aspectos del proceso de manufactura y cuyos frutos se comercializan bajo el nombre de la marca principal.
  • Joint ventures: es como se denomina a la unión de dos o más empresas para crear una nueva entidad de negocio, legalmente autónoma e independiente de sus predecesoras. Su mayor fuerte es el capital, aunque la imagen también es un punto a favor de esta opción, que, como ocurre con otros tipos de internacionalización, está sujeta a dificultades relacionadas con las diferencias culturales y su impacto en los estilos de gestión y la toma de decisiones.

Los tipos de internacionalización empresarial menos flexibles

Los tipos de internacionalización empresarial más rígidos son aquéllos en los que la empresa propietaria controla al completo los modos de entrada. Suele tratarse de inversiones en forma de fusiones o adquisiciones de negocios ya en marcha que se han buscado y analizado minuciosamente antes de dar el paso. Aunque esta forma de expandirse cuenta con significativas ventajas, como el hecho de requerir de una menor inversión en tiempo, minimizar el riesgo y reducir la competencia; tiene también sus inconvenientes, como las dificultades relativas a los impuestos, regulación y restricciones impuestas por los gobiernos ante este tipo de prácticas.

 

Créditos fotográficos: istock Robert Churchill