¿Son lo mismo el fraude, la elusión y la evasión de impuestos?

Son lo mismo el fraude la elusion y la evasion de impuestos  

Aunque a menudo se utilizan de forma indistinta, el fraude, la elusión y la evasión fiscales son figuras diferentes, y no siempre constituyen infracciones. Si bien son conceptos que pueden confundirse fácilmente, e incluso tener puntos de conexión, no son lo mismo, por lo que dar un repaso a sus respectivas definiciones nos ayudará a distinguirlas.

Básicamente, podemos decir que mientras el fraude fiscal se caracteriza por un incumplimiento consciente de la norma, la evasión hace referencia a la ocultación de ingresos o de información para pagar menos impuestos. Por último, cuando se habla de elusión se alude a actuaciones al límite de la legalidad, que aprovechan vacíos legales para obtener ventajas que en ningún modo prevé la normativa. Aún siendo legales, contradicen el espíritu de la ley.

El fraude fiscal: la premeditación

El fraude de ley de produce cuando se finge cumplir una norma pero en realida se están utilizando métodos ilícitos paa dar otro sentido a la ley, con el claro fin de salir beneficiados de uno u otro modo. De este modo, el fraude fiscal puede definirse como un tipo de evasión fiscal premeditada que normalmente persigue el beneficio económico. Se trata de una infracción administrativa que suele considerarse un delito cuando sobrepasa determinadas cantidades, se le conoce como "defraudación" y finalmente resulta en una disminución del ingreso percibido por la agencia tributaria.

El fraude fiscal es una práctica en la que es habitual la presentación de declaraciones y documentos falsos de manera deliberada. Es decir, se busca incumplir la normativa fiscal para pagar menos impuestos. La frontera es difusa con respecto a la evasión fiscal, ya que también es otra forma de incumplimiento consciente de la norma, que puede utilizar para su objetivo medios ilícitos, como el contrabando o el fraude. 

La evasión fiscal: la ocultación

Cuando se habla de evasión fiscal (tax evasion) se hace referencia, en efecto, a un incumplimiento deliberado por distintos medios, aunque no siempre es así. Acogerse a otras fórmulas legales para poder pagar menos (economías de opción, planificación fiscal, etc.) podrían estar al filo de la ley (concepto de elusión) y acabar considerándose infracciones que incluso acabasen en penas de cárcel. La definición que da el economista brasileño Antonio Alberto Sampaio nos orienta sobre el concepto clave de incumplimiento de obligación fiscal: "Estímese la evasión fiscal, lato sensu, como cualquier acción u omisión tendiente a suprimir, reducir o demorar el cumplimiento de cualquier obligación tributaria". Ese incumplimiento de las obligaciones tributarias por sustraer la actividad al control fiscal hace que su conducta se considere una infracción punible. Así, el contribuyente pagará menos impuestos de los que le correspondería por ocultación de ingresos o información a la Hacienda Pública, ocultando la realidad de los hechos. Para ello, se vale de los errores o lagunas legales para actuar de forma mal intencionadas. La evasión fiscal nada tiene que ver con la evasión de capitales, en este caso referido extraer divisas de un país sin contar con la autorización pertinente, una figura despenalizada en nuestro país.

La elusión fiscal: los vacíos legales

La elusión fiscal (tax avoidance) saca partido de los vacíos legales para conseguir la mínima carga fiscal, por lo que requiere actuar al límite de la legalidad con el fin de evitar o minimizar impuestos que en otro caso deberían pagarse. Por un lado, es la pieza clave de la planificación fiscal, pues se intentan aprovechar los recursos legales disponibles para obtener ventajas tributarias, en ocasiones evitando el hecho imponible o intentando dilatar su impacto en el tiempo. Así, en principio eludir es legal, pues se utilizan métodos legales para pagar menos impuestos,  lo que no impide que sea perseguida.

La creación de una sociedad instrumental es un ejemplo típico por el que la Administración suele alegar elusión. De hecho, la transparencia fiscal internacional es un régimen fiscal de carácter obligatorio que trata de evitar la elusión mediante la interposición de una sociedad interpuesta en territorios con una estructura fiscal distinta a la española.