Aranceles importación China

Aranceles importación China

Además de comprar en China, cada vez son más los empresarios que se deciden por la operación en sentido inverso: vender al gigante asiático. El negocio presenta buenas perspectivas, al ser el chino un gran mercado, y especialmente receptivo para determinados productos, aunque es preciso conocer los aranceles importación China y cómo pueden afectar a los beneficios de la operación.  

Aranceles importación China

Los aranceles de importación en China son un impuestos recaudados por el gobierno local calculado sobre el valor del producto importado, incluyendo transporte y seguro. No existe una tarifa única y, por eso, diferentes aranceles se aplican a los distintos productos en cada país. En algunos casos las tasas de aduana, a menudo se cobran, además del arancel. Es en el momento del despacho aduanero en el puerto chino cuando se aplican los aranceles importación a China. Este gravamen aumentan el costo del producto al comprador local, pudiendo incluso afectar a su competitividad y potencial en el mercado. Es necesario que, tanto exportador como importador conozcan los aranceles de importación a China aplicables para poder hacer un cálculo más preciso del coste final, antes incluso de terminar de formalizar el contrato de compraventa. Este cálculo puede realizarse a través de correo electrónico, teléfono o dejarse reflejado en la factura pro forma.

Cómo conocer los aranceles importación China

La Administración General de Aduanas de China publica un calendario anual de tarifas donde se incluyen los códigos del SA, los aranceles de importación a China, las tasas de valor añadido de importación, tasas de impuestos de consumo de importación, aranceles a la exportación y las medidas reglamentarias. Pese a que podría decirse que el arancel se mantiene estable en su conjunto, siempre existen pequeños ajustes en los códigos y las tasas de impuestos cada año que deben conocerse para evitar sorpresas. Con objeto de garantizar la máxima actualización, puede resultar conveniente contactar con la Embajada de España en China para asegurar que no ha habido cambios desde la última publicación de las tarifas. Todo empresario exportador, al menos, debe conocer la aplicación y el porcentaje que suponen de:

  • Los aranceles de importación: que se pagan en la mayoría de las importaciones principalmente ad valorem, y cuyas tarifas varían considerablemente según el producto. Cuando el país exportador es también miembro de la OMC, al igual que China, sus productos tienen derecho a las tasas de Nación Más Favorecida, que son inferiores a las tasas generales.
  • El impuesto sobre el valor añadido: que es aplicable a la importación de casi todos los productos. Una tasa del 13% se aplica a los cereales, aceites vegetales para la alimentación, calefacción, aire acondicionado, gas en diferentes variantes, carbón y productos de carbón para uso doméstico, libros, periódicos, revistas, piensos, fertilizantes químicos, productos químicos agrícolas, maquinaria agrícola, película de plástico para fines agrícolas y otros bienes prescrito por el Consejo de Estado, mientras que el resto de productos están sujetos a una tasa del 17%.
  • Los impuestos al consumo de importación: que sólo gravan a un número limitado de bienes de consumo como el tabaco, licores, cosméticos, neumáticos de caucho, joyas, automóviles, relojes de alta gama y equipamiento de golf , con tarifas que van desde el 1% al 40%.