¿Qué son los mercados emergentes?

Que-son-los-mercados-emergentes

Las economías consideradas como emergentes engloban a países muy heterogéneos que, sin embargo, tienen en común características que los convierten en atractivos para inversores que buscan los mercados con las mejores rentabilidades, idóneos también para introducirse a nivel empresarial. Como denominador común, los mercados emergentes suman una importante parte de la población mundial, lo que los convierte en un gigantesco mercado con un tremendo potencial de consumo gracias al rápido desarrollo económico que experimentan. Esas circunstancias, fundamentalmente, los convierten en atractivos para empresarios e inversores de todo el mundo, si bien bajo esa denominación compartida se engloban realidades muy diversas.

De este modo, si bien se anda a la caza de oportunidades más suculentas que las ofrecidas por las economías desarrolladas, de igual manera resulta recomendable ser prudente y estudiar a fondo las particularidades generales como la idiosincrasia, estabilidad socio-política, idioma o cultura, así como otros específicos. En este segundo grupo, además de disímiles trabas burocráticas y fiscales, se detectan aspectos favorables hacia determinadas industrias si se trata de valorar la conveniencia de invertir en unos u otros.

Mercados emergentes: el selecto grupo de los BRIC

Los países emergentes, que se cuentan por decenas, -siguiendo el concepto acuñado por Antonie van Agtmael en los años ochenta, por aquel entonces un economista del Banco Mundial-, se consideran en un nivel de desarrollo medio, entre los desarrollados y los países en vía de desarrollo. Sin embargo, su veloz crecimiento puede atravesar coyunturas de estancamiento, como ocurre actualmente con Brasil o, en el extremo opuesto, con China. Tanto uno como otro pertenecen a un selecto grupo de economías emergentes. Se les denomina países BRIC (Brasil, Rusia, India, China), todos ellos con un gran potencial de crecimiento e importancia geoestratégica. Sólo ellos cinco representan un 40 por ciento de la población y una quinta parte del PIB de la economía mundial. Al mismo tiempo, dentro de los BRICS hay diferencias sustanciales que responden a sus distintas características y circunstancias, lo que exige un análisis meticuloso de su potencial de crecimiento y distintos problemas en función de nuestras expectativas. Sólo así podremos valorar de forma realista la conveniencia de decidir invertir o hacer negocios.

Mercados emergentes: fortalezas y debilidades

De hecho, el riesgo de inestabilidad política a consecuencia, entre otros factores, de una débil clase media, es uno de los mayores problemas que tienen los países emergentes en general.  Ello es compatible con que se produzca o espere un gran crecimiento de su economía en forma acelerada, dentro de un contexto cíclico irregular y variable que genera una inevitable incertidumbre. El funcionamiento de su política monetaria se basa en una serie de indicadores esenciales como la evolución del PIB, la inflación y la balanza de pagos. Otra de las características de los mercados emergentes es su volatibilidad monetaria, lo que les hace vulnerables por su carencia de liquidez en sus activos. Esta es una de las razones de sus desaceleraciones y bruscos cambios que, de nuevo, no favorecen las inversiones. Actualmente, la crisis global ha creado un contexto complicado para los mercados emergentes, si bien sólo podríamos determinar en qué medida ha afectado y sigue haciéndolo a los distintos mercados emergentes mediante un análisis pormenorizado.