Consejos y claves para realizar Workshops eficaces

Consejos y claves para realizar Workshops eficaces
Índice

Existen distintos recursos de formación que aportan nuevos conocimientos, habilidades y competencias. Un workshop es una programación que se desarrolla en un formato intensivo. Este es un taller de varias horas de duración que se concreta, generalmente, en una única jornada. Una iniciativa habitual en el mundo de la empresa, que no debe confundirse con cursos y conferencias (a pesar de tener puntos en común, la estructura no es la misma).

¿Cómo organizar una sesión de workshop?

¡Te damos todas las claves a continuación!

  1. Objetivo principal del workshop

Conviene concretar las metas de la acción llevada a cabo para lograr que, cuando el evento llegue a su fin, los participantes realicen una valoración positiva de esta oportunidad. ¿Cuál es el tema central del programa? ¿Cuáles son las necesidades de los participantes? Un buen workshop es aquel que está a la altura de sus expectativas.

  1. Grupos reducidos formados por pocas personas

Este tipo de formación es eminentemente práctica. Los allí presentes adoptan un rol proactivo durante el encuentro, y están acompañados por un facilitador que guía el proceso de aprendizaje. Como hemos comentado anteriormente, la duración de una reunión de este tipo se reduce a unas pocas horas. La calidad del tiempo destinado a esta dinámica es muy importante. Los grupos pequeños aportan una atención personalizada. Crean un entorno de confianza en el que los profesionales se sienten muy cómodos para relacionarse. Durante la actividad, los asistentes van a intercambiar opiniones, vivencias y observaciones. Esta es la verdadera esencia de un programa efectivo.

  1. Tiempo de duración

La brevedad de un taller puede ser percibida como una ventaja por los propios trabajadores, que mantienen la atención y la concentración durante el encuentro. Una formación de 2 o 3 horas es perfecta para sintetizar lo esencial del tema propuesto. Hay que ser muy estricto con la gestión del tiempo para cumplir con el calendario previsto. No solo en el inicio y el cierre, sino también, en la pausa de descanso (muy necesaria en un workshop largo). 

  1. Fórmula para la despedida

Es imprescindible dar voz a los asistentes para que un workshop sea verdaderamente creativo. Y este aspecto debe cuidarse hasta el final. ¿Cómo despedir el taller? Por ejemplo, con una ronda de valoraciones en la que, a modo de síntesis, cada uno comparta un mensaje. En los últimos minutos hay espacio para poner en común los aspectos positivos de esta experiencia y proponer posibles mejoras a modo de conclusión.

  1. Encontrar el lugar perfecto

Busca una sala amplia, con luz natural, un mobiliario básico y los recursos técnicos necesarios para llevar a cabo el evento.

  1. Fecha definitiva

Concreta este dato con tiempo de anticipación. Los asistentes necesitan conocer esta información para planificar sus agendas. Elige un día distinto al lunes, ya que el nivel de motivación de algunas personas aumenta cuando ha quedado atrás este primer día de la semana. Por otra parte, fijar el momento del calendario es clave para reservar un espacio que esté disponible en dicho periodo.

 

guia-para-emprendedores-en-crisis