Indicadores macroeconómicos: más allá del PIB

Los indicadores macroeconómicos son estadísticas económicas que se liberan periódicamente por agencias gubernamentales y organizaciones privadas. Estos indicadores proporcionan información sobre el rendimiento económico de un país o de una región en particular y, por lo tanto, tienen un impacto significativo sobre el mercado de divisas y las operaciones comerciales.  

Indicadores macroeconómicos

Créditos fotográficos: istock amber_b

Producto Interior Bruto (PIB): el más importante de los indicadores macroeconómicos

Es el indicador macroeconómico más importante que existe ya que informa sobre la salud de la economía de un país, al representar el valor total de todos los bienes y servicios producidos durante un período de tiempo específico dentro de un país (y sin descontar los consumos de capital). Se expresa, por lo general, como una comparación con los datos de producción obtenidos del trimestre o el año anterior. Hay que tener en cuenta, a la hora de utilizar este dato, que no siempre la cifra revela la realidad que parece reflejarse tras una primera interpretación. Así:

  •  Un PIB elevado no implica una calidad de vida superior, sólo revela que la actividad económica de ese país está en pleno funcionamiento.
  •  La cifra que aporta el PIB no refleja otras realidades como el bienestar, la ausencia de criminalidad o la sostenibilidad.
  •  Tampoco refleja los avances tecnológicos y su repercusión sobre el crecimiento económico de un país.

En resumen, podría decirse que es un buen referente pero que cuenta con importantes limitaciones, en concreto, todos los factores no económicos que deja de tener en cuenta, como la igualdad social, el acceso a la educación o la sanidad pública o el medio ambiente.

Otros indicadores macroeconómicos a tener en cuenta

Además del Producto Interior Bruto, existe una larga lista de indicadores macroeconómicos que han de tenerse en cuenta:

  •  Índice de precios al consumo: mide los cambios en los precios de los productos de una cesta de la compra, informando sobre la posibilidad de inflación.
  •  Índice de precios de producción: revela los resultados de la investigación del precio de los bienes a nivel mayorista, mostrando la evolución de los beneficios que los productores obtienen a cambio de la comercialización de sus productos.
  •  Tasa de desempleo: así como otros indicadores de empleo, ayuda a prevenir procesos inflacionistas y a conocer la realidad que afecta a un gran segmento de la población, la que está en edad de trabajar.
  •  Índice de ventas minoristas: informa acerca del estado de las ventas realizadas en este sector para un periodo de un mes.
  •  Índice de confianza del consumidor: revela el sentimiento de los consumidores hacia su potencial de gasto y el estado general de la economía en su región.
  •  Pedidos de fábrica: muestra la demanda industrial de bienes de carácter perecedero y bienes de tipo duradero.
  •  Cuenta corriente: es la suma del balance, renta de factores y transferencias en efectivo a nivel nacional.

El Fondo Monetario Internacional difunde, a través de la página web del instituto Nacional de Estadística, una amplia selección de indicadores económicos y financieros entre los que se encuentran los de costes laborales, los de operaciones del Estado, el de deuda del Estado, balanza de pagos, inversione directa y de cartera o reservas, entre muchos otros.