Ventajas e inconveniente del contrato de franquicia

 contrato de franquicia

Hoy día, uno de los modelos de negocio más populares son las franquicias. La crisis ha abaratado este estilo de negocio que, además, presume de ser uno de los tipos de negocio con una de las tasas de fracaso más baja. Estos dos motivos han provocado que cada año aumente tanto el número de franquicias como de franquiciados. Sin embargo, ¿sabes realmente qué es una franquicia? ¿Conoces los pros y contras de este tipo de contrato?

Una franquicia consiste en un contrato mercantil entre dos partes, donde una de ellas, el franquiciador, le cede los derechos de uso de su marca, así como de sus productos o servicios, a la otra parte, denominada franquiciado, siempre bajo unas condiciones previamente marcadas y el pago de una contraprestación económica. En la actualidad existe una gran variedad de franquicias, tanto a nivel nacional como internacional, cada una de ellas con unas condiciones particulares, muy diferentes entre sí. No obstante, la mayoría de ellas guardan en común tres condiciones que son las que, por norma general, definen a las franquicias:

    1. Cesión de la marca y de la forma de proceder. El franquiciador, además de otorgar el derecho a usar el nombre e imagen de la marca, también cede una forma concreta de actuar, un “saber hacer”, que forma parte de la misma marca.
    2. Formación y asistencia técnica. Para que todas las franquicias actúen en concordancia, es necesaria una formación básica inicial y un asesoramiento continúo. Este requisito es fundamental para el éxito de la franquicia.
    3. Cánones y royalties. Muchas franquicias exigen un canon de entrada, mientras que otras cobran royalties o regalías, en función de las ventas, por norma general.

Ventajas del contrato de franquicia

Las franquicias ofrecen una serie de ventajas al franquiciado frente a la apertura de un negocio con marca propia. Las más generales son:

      • Menor riesgo de fracaso. Al contratar los derechos de explotación de una marca conocida, el franquiciado se beneficia del posicionamiento de la misma, sin necesidad de realizar grandes esfuerzos por hacerse un hueco en el mercado. Éstas se benefician tanto del prestigio adquirido por la marca a lo largo de los años y de sus campañas de marketing. No hay que olvidar, además, que las grandes franquicias disponen de una clientela consolidada y de unos resultados contrastados, factores que ofrecen una mayor seguridad.
      • Asesoramiento y asistencia continua. Otra de las grandes ventajas que ofrecen este tipo de contratos es que te proporcionarán todo lo necesario para poner en marcha y mantener con éxito tu negocio. Las franquicias cuentan con una amplia experiencia y conocimiento de su sector del que te verás beneficiado en todo momento.
      • Capacitación inicial. El conocimiento de un producto o poseer técnicas de ventas es imprescindible para el éxito de cualquier negocio. Esto lo saben bien las franquicias, por eso ofrecen una formación inicial para que conozcas a fondo la marca, sus productos y su now.

 Inconvenientes

 No obstante, todo negocio tiene sus contras, también éste. Los principales inconveniente de este contrato se deben a: 

      • Las condiciones impuestas por algunas franquicias. El contrato de franquicia obliga a adoptar las estrategias y decisiones tomadas por el franquiciador, limitando tus posibilidades de actuación.
      • El pago de derecho y royalties. Cuanto más prestigiosa sea una marca mayor será el pago que deberás efectuar y, seguramente, menores los beneficios que obtendrás.
      • Una mala elección de la franquicia. En ocasiones el problema radica en la franquicia en sí, que no tenga la experiencia ni el posicionamiento necesario para asegurar el éxito.