Ejemplo real de un plan de marketing

El ejemplo real de un plan de marketing que aquí se propone muestra cómo, desde el autoconocimiento empresarial, y siguiendo los pasos oportunos, es posible llegar al cierre de una venta. La estrategia correcta se basa en datos objetivos, requiere de una buena planificación y no puede pasar por alto las necesidades del cliente. Análisis, estrategia, marketing mix y acción comercial son los cuatro focos más relevantes en un proceso de este tipo y se analizan a continuación.

Ejemplo plan de marketing

Créditos fotográficos: istock Robert Churchill

Ejemplo real de un plan de marketing: el autoconocimiento. Descubriendo las limitaciones y posibilidades

Cualquier ejemplo real de un plan de marketing comienza de la misma forma, haciendo un esfuerzo por comprender la situación, ganar visibilidad en todo lo relativo al propio negocio y detectar oportunidades y amenazas a tiempo. Para ello, hay que plantearse una investigación a dos niveles, externo e interno, que se puede llevar a cabo de la siguiente forma: A) Análisis de situación A.1. Tendencias de mercado:

  •  Políticas de viaje corporativas.
  •  Tendencias de negocio locales.
  •  Previsiones económicas

A.2. Crecimiento de mercado:

  •  Histórico (en los últimos cinco años).
  • Previsión a corto - medio plazo.
  •  Previsión a largo plazo.

A.3. Factores macroeconómicos:

  •  Políticos.
  •  Económicos.
  •  Sociales.
  •  Tecnológicos.

B) Análisis interno B.1. Análisis DAFO:

  •  Fortalezas: estrategia, estructura, capacidades, personal, valores, fuerza de marca o reputación, por ejemplo.
  •  Debilidades: estrategia, personal, forma de trabajar, sistemas, orientación tecnológica o instalaciones, entre otros.
  •  Oportunidades: de mercado, en relación con proveedores o que tengan que ver directamente con los clientes y su idiosincrasia.
  •  Amenazas: barreras de entrada al mercado, competidores, alternativas al producto o servicio ofrecido, aspectos legales o factores económicos.

B.2. Análisis histórico:

  •  Nivel de servicio.
  •  Precios.
  •  Canales de distribución y/o ubicaciones.
  •  Promociones y ofertas.

B.3. Análisis de la competencia:

  •  Producto y/o servicio.
  •  Calidad.
  •  Selección.
  •  Precio.
  •  Reputación.
  •  Visibilidad.
  •  Servicio postventa.
  •  Experiencia.
  •  Estabilidad.

Ejemplo real de un plan de marketing: la estrategia

A la hora de diseñar una estrategia, en el ejemplo real de un plan de marketing se aplicarían los siguientes 7 criterios:

  1. Propuesta de valor.
  2. Restricciones aplicables.
  3. Objetivos financieros.
  4. Objetivos últimos.
  5. Público al que se destina.
  6. Mensaje que se quiere transmitir.
  7. Imagen de marca.

El marketing mix: la consolidación de un plan de marketing real

La evolución natural de un plan de marketing lleva hacia el marketing mix, del que se desprenderá el inicio de la implementación de una potente y efectiva campaña de publicidad, a la que seguirá la introducción de la acción comercial. Los pasos a seguir para el desarrollo del marketing mix en un ejemplo real de un plan de marketing son los siguientes: 1. Factores diferenciadores del producto y/ o servicio. 2. Estrategia de precios. 3. Promociones y ofertas. 4. Publicidad y anuncios:

  •  Relaciones públicas.
  •  Marketing directo.
  •  Estrategia web.

El momento de la venta: la consecución de los objetivos del plan de marketing

En función del público al que se ofrece el producto o servicio y de la forma en que se haya orientado el proceso de marketing, habrá que diseñar el plan de ventas. En este proceso, es fundamental que los agentes comerciales:

  •  Cuenten con toda la información posible sobre cada prospecto.
  •  Contacten a cada individuo en el momento preciso, y no antes ni después.
  •  Trabajen sobre una base de datos a la que ya se haya nutrido de alguna forma.
  •  Ofrezcan una propuesta totalmente personalizada.

Por último, es fundamental someter a monitorización la evolución de estas acciones comerciales, para investigar los factores principales de éxito y las causas de fracaso, con objeto de aplicar acciones que promuevan la mejora continua y, con ella, el aumento el número de ventas, el del grado de satisfacción de los clientes y la mejora de la imagen de marca.