¿Qué es el empowerment y cómo puede beneficiar a una empresa?

empowerment

Los líderes siempre han existido. Solo hay que echar un vistazo a los libros de historia y religión para darse cuenta de ello. Moisés, Jesús, Juana de Arco, Winston Churchill o George Washington son solo algunos de ellos. Sin embargo, hasta la Revolución Industrial el liderazgo solo se relacionaba con contextos religiosos y políticos. En nuestros días, en cambio, el liderazgo industrial se ha vuelto objeto de estudio y, de hecho, podemos encontrar diferentes tipos de líderes y nuevas formas de jerarquía que están ganando mucho protagonismo. Una de ellas es el empowerment, una filosofía que consiste en delegar poder y responsabilidades a los empleados con el objetivo de que éstos se sientan más motivados y comprometidos. Hoy te contamos más detalladamente en qué consiste esta filosofía y cómo puede beneficiar a tu empresa.

Definición

Tal y como explican desde CreceNegocios, el empowerment “es una técnica o herramienta que consiste en delegar, otorgar o transmitir poder, autoridad, autonomía y responsabilidad a los trabajadores o equipos de trabajo de una empresa para que puedan tomar decisiones, resolver problemas o ejecutar tareas sin necesidad de consultar u obtener la aprobación de sus superiores”. El término “empowerment viene de “power”, que significa “poder”, así que su traducción literal sería algo así como “dar poder”. Sin duda, este método es totalmente diferente al tradicional, en el que los niveles más altos de la empresa se encargan de impartir órdenes y tomar decisiones.

Para que el empowerment funcione

En el artículo “Cómo el empowerment puede ayudar a tu empresa” de Destino Negocio afirman que el empowerment se basa en cuatro puntos principales. El primero de ellos es el poder. Y es que para que esta filosofía funcione, “el gestor debe delegar autoridad y responsabilidad en todos los niveles de la empresa”. Por tanto, hay que confiar en las personas y darles libertad. El segundo punto es la motivación, es decir, reconocer el buen desempeño, celebrar el alcance de las metas y recompensar los resultados. También hablan del desarrollo, refiriéndose a la capacitación permanente que deben recibir los colaboradores. Por último, señalan el liderazgo, ya que para que el empowerment no fracase “las decisiones no pueden ser centralizadas”, sino que las empresas tienen que dejar que los empleados lideren.

Ventajas del empowerment

Cada vez son más las empresas que optan por esta filosofía, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta todas sus ventajas. La más importante es que al adquirir mayor poder, autoridad, autonomía y responsabilidad, los trabajadores se sienten más reconocidos, considerados y, por supuesto, más útiles. Como consecuencia, ganan en autoestima y se sienten mucho más motivados y comprometidos con la empresa, lo que, sin duda, mejora la productividad.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que, al permitir un mayor fortalecimiento de los trabajadores, se pueden aprovechar mejor sus competencias. Además, no hay que olvidar que los empleados que están más cerca de las acciones o los problemas son los más indicados para tomar decisiones al respecto. Por último, queremos destacar que, gracias a esta filosofía, no se pierde el tiempo, ya sea en consultar o en obtener la aprobación de los superiores para tomar decisiones.

 

Más información:

- Cómo el empowerment puede ayudar a tu empresa