Tipos de contratos mercantiles, descubre cuáles te convienen

Tipos de contratos mercantiles, descubre cuáles te convienen

Igual que existen diferentes tipos de contratos laborales, cada uno de ellos con unas características y  requisitos concretos, hay diversos tipos de contratos mercantiles, también con unas peculiaridades concretas. Conocer las características principales de los principales contratos mercantiles, puede ayudarte a descubrir cuál es el que más te conviene.

Existe un gran número de contratos, con fines diferentes y objetos diferentes. Desde contratos de tipo financieros, como los de préstamo, crédito o garantía a los de seguro,  colaboración o cambio. No obstante, existen algunos que te pueden interesar más que otros, dadas sus características o condiciones.

Tipos de contratos mercantiles

Existen muy diversos tipos de contratos. Aquí te presentamos algunos de ellos: Contrato de compraventa Se caracteriza porque uno de los contratantes,  el vendedor, está obligado a entregar una  “cosa”, un objeto, bien o derecho determinado, y el otro, el comprador, está obligado a pagar, en dinero o signo que lo represente, el precio acordado. Para que la compraventa sea mercantil, debe cumplir dos requisitos:

  • Naturaleza mueble de la cosa comprada. La cosa debe ser un bien mueble, es decir, objetos que se puedan transportar (muebles, objetos de decoración, ropa, etc.).
  • Reventa y ánimo de lucro. Es decir, al adquirir el producto, se debe tener el propósito de venderlo y ganar dinero con la reventa.

Dentro de esta definición están excluidos ciertos casos, como las compras realizadas para el consumo del comprador; la reventa realizada por no comerciantes de los productos adquiridos para consumo propio; la venta realizada por los artesanos de los productos que han elaborado o las que realicen los agricultores y ganaderos de sus cosechas o ganados. Este tipo de contratos te pueden interesar si tu negocio se dedica a la compra venta de productos  o si deseas realizar la compra o venta de algún negocio.

Contrato de arrendamiento

Los contratos de arrendamiento se caracterizan por la cesión temporal de un bien u objeto, es decir, el alquiler de algo. Existen diferentes tipos de contratos de arrendamiento,  como el arrendamiento de una empresa, de un local o de herramientas o materiales. Algunos de los contratos de arrendamiento más importantes son:

  • Contrato de arrendamiento financiero o leasing.

El contrato de leasing es un contrato de alquiler con derecho a compra. Permite hacer uso de  herramientas  o bienes, cedidos por la empresa arrendadora, durante el tiempo pactado, a cambio de una retribución. Finalizado el plazo de tiempo, el arrendatario puede elegir entre finalizar el contrato, prorrogarlo, si la otra parte está de acuerdo, o adquirir el bien o herramienta a un precio “residual”, esto es, el  precio original menos  el dinero de las cuotas abonadas.

Si estás comenzando y no quieres invertir mucho dinero en tu negocio, puedes beneficiarte de este tipo de acuerdos.

  • Contrato de franquicia.

Donde la empresa franquiciadora le confiere al franquiciado el derecho a explotar su marca, sus productos o servicios a cambio de una prestación económica.

En este tipo de contratos, la empresa franquiciada se compromete a ceder el uso de su marca, transmitir sus conocimientos sobre el negocio al franquiciado y prestarle el apoyo comercial y técnico que necesite.

Es un negocio bastante seguro, pues tienes el apoyo del franquiciador y se supone que la empresa está consolidada y tiene una reputación. No obstante, esto no asegura el éxito y las franquicias suelen suponer una dotación económica importante.

Contrato de seguro

En éstos se pacta un acuerdo en el que la entidad aseguradora está obligada a indemnizar a la empresa asegurada cuando se produzcan ciertas circunstancias o riesgos concretos, acordados previamente, a cambio de cobrar una prima. Existen diferentes tipos de seguros, los más comunes son el seguro de responsabilidad civil, contra daños, robo, incendio o de transporte. Este tipo de contratos te interesa especialmente si dispones de un local y herramientas o mercancías de valor que necesites proteger.

  • Contrato de prestación de servicios

En los contratos de prestación de servicios se contrata los servicios profesionales de otra empresa, con el fin de mejorar algún aspecto de la tuya, a cambio de una retribución económica. Este tipo de contratos es frecuente para la realización de obras. Existen otros muchos tipos de contratos como los de transporte, que te pueden interesar para trasladar tu mercancía;  agencia, si necesitas disponer de comerciales que vendan tus productos;  contratos de gestión de pagos y  cobros, como son el de factoring o consulting, contratos de permuta, de crédito, préstamo, prenda, fianza…. Examina cuáles son tus necesidades concretas y establece los contratos que necesites para alcanzar el éxito empresarial.