¿Qué es el apalancamiento operativo?

apalancamiento operativo

El apalancamiento operativo es un concepto contable que busca aumentar la rentabilidad modificando el equilibrio entre los costos variables y los costos fijos. Puede definirse como el impacto que tienen éstos sobre los costos generales de la empresa. Se refiere a la relación que existe entre las ventas y sus utilidades antes de intereses e impuestos.

También define la capacidad de las empresas de emplear costos fijos de operación para aumentar al máximo los efectos de cambios en las ventas sobre utilidades, igualmente antes de intereses e impuestos. Los cambios en los costos fijos de operación afectan el apalancamiento operativo, ya que éste constituye un amplificador tanto de las pérdidas como de las ganancias. Así, a mayor grado de apalancamiento operativo, mayor es el riesgo, pues se requiere de una contribución marginal mayor para cubrir los costos fijos.

Las utilidades de invertir en tecnología

El apalancamiento operativo es un tipo de apalancamiento común en compañías con altos costos fijos y bajos costos variables,  habitual cuando se establecen sistemas fabriles basados en procesos productivos automatizados. Tecnificar los procesos productivos supone invertir en costes fijos (tecnología) con el fin de mejorar la calidad e incrementar la producción. Se busca un aumento de las utilidades operacionales cuando las empresas incrementan sus ventas a consecuencia de una inversión tecnológica exitosa. De este modo, cuando los objetivos se logran, los costos totales disminuyen y se bajan los precios para ganar en competitividad. Es así como, dentro del proceso conocido como apalancamiento operativo, partiendo de una política de inversión en activos fijos o tecnología, se maximizan los resultados, se aumentan las ventas y, finalmente, se consigue una mayor rentabilidad. El Grado de Apalancamiento Operativo (GAO) mide el resultado de ese desplazamiento de costos variables (mano de obra) a costos fijos (depreciación), con lo que se produce un cambio en el nivel de utilidades operativas que normalmente genera rentabilidad.

Alto apalancamiento operativo

Para lograr el éxito con el apalancamiento operativo es necesario conseguir una mayor rentabilidad utilizando las herramientas disponibles en las actividades de negocios cotidianas, sin recurrir a herramientas externas, como ocurre con el apalancamiento financiero. El apalancamiento operativo puede presentar diferentes grados. Cuando se dice que una empresa tiene un alto apalancamiento operativo, mayor será su riesgo, y a la vez estamos afirmando que una modificación en sus ventas no excesiva tendrá un gran impacto en sus utilidades, elevándolas.

El apalancamiento financiero

El apalancamiento es el resultado de decisiones de gestión que adoptan las empresas para asumir costos fijos para obtener el uso de determinados recursos materiales (uso de bienes de capital mediante el apalancamiento operativo) o financieros, que implican recurrir a fuentes de financiación ajenas. Los beneficios, por  lo tanto, pueden verse afectados tanto por el apalancamiento operativo como por el apalancamiento financiero, en cuyo caso se utiliza el apalancamiento fuera del negocio principal para multiplicar la rentabilidad. En este caso, se hace a través del endeudamiento con el fin de financiar una operación, si bien se corre el riesgo de insolvencia, pues las pérdidas también pueden incrementar exponencialmente. No en vano, cuando los niveles de apalancamiento crecen, también lo hacen los riesgos.