Los siete factores clave de la empleabilidad en un mundo laboral tecnológico

La tecnología ha cambiado la valoración de las cualidades de los trabajadores en las empresas. La gestión del capital humano se ha transformado de modo notable en los últimos años, especialmente con la incursión de internet y de todo lo que lleva asociado, desde la gestión del big data al business intelligence, por citar dos ejemplos conocidos.

 

En Factor Humà, una organización nacida en 1997 con el objetivo de mejorar la gestión de las personas en las organizaciones, consideran que en la actualidad existen siete puntos clave que mejoran la empleabilidad en un mundo laboral cada vez más tecnificado.  En el suplemento Dinero de La Vanguardia han tratado recientemente el asunto.

 

“Cuentan que la agilidad en las organizaciones nace en las tecnológicas pero se va extendiendo al resto de sectores. Una de las tendencias es que las organizaciones son cada vez más abiertas: tienen más gente fuera para flexibilizar la estructura. Se calcula que en el 2020 el 40% del empleo de EE.UU. será freelance”, se señala en el artículo, que enumera los siete factores antes mencionados.

 

1.- Adaptabilidad. Se trata del empleado que está dispuesto a cambiar aunque continúa  profundizando en la especialización propia.

 

2.- Flexibilidad. Hablamos del colaborador preparado en cualquier momento y circunstancia a cambiar de papel, empresa o de tecnología.

 

3.- Creatividad. Adiós a la descripción clásica del puesto de trabajo. La idea que da la organización debe ser desarrollada gracias a la creatividad del colectivo. Crear, tanto a nivel individual como del grueso de la empresa, es el verbo a tener en cuenta.

 

4.- Habilidad social. Otros lo llaman inteligencia emocional. Se trata de la capacidad de interaccionar y de influir. Vender y saber venderse. Vale tanto para empleados como para trabajadores freelance.

 

5.- Competencia digital. Es la capacidad que tiene el empleado de generar su propio entorno digital y tecnológico con el que poder desarrollar su actividad. Debe cuidar su reputación y la de la organización en la red.

 

6.- Iniciativa y pasión. Aquí entra el concepto de intraemprendedor, un palabro que viene de definir la generosidad en la colaboración del empleado y que es una de las claves de la diferenciación competitiva.

 

7.- Liderazgo. En este punto aparece también otro nuevo concepto. Es el de líder servidor, que es aquel capaz de construir contextos que apoyen a los intraemprendedores.

 

Más información:

Cuando tu compañero de trabajo es un robot

Tecnología desde la nube