Los cinco pilares del liderazgo participativo o democrático

Liderazgo participativo

Debido al papel tan importante que tiene en la mejora del rendimiento de las organizaciones y en el logro de sus metas y resultados, el liderazgo es un tema ampliamente estudiado y analizado. Por eso, van surgiendo nuevos tipos de líderes, como el mentor, el silencioso o el coach. Entre los liderazgos mejor valorados por los estudios y análisis se encuentra el participativo o democrático, que se caracteriza por dejar un gran espacio para que los colaboradores del equipo puedan participar en la toma de decisiones. Sin duda, se trata de un liderazgo que ofrece muchas ventajas, especialmente en lo que se refiere al ambiente de trabajo, que ya sabes que es clave para cualquier organización. Hoy te contamos cuáles son los cinco pilares básicos del liderazgo participativo. 

 

Escucha activa

Una de las claves del liderazgo participativo o democrático es la escucha activa por parte del líder. Así, éste no solo debe escuchar las opiniones y aportaciones de los integrantes del grupo de trabajo, sino que debe tenerlas en cuenta. La escucha activa también implica escuchar las dudas y problemas, aceptar las críticas y, por supuesto, agradecer las sugerencias de los demás. Para ello, el líder debe tener capacidad de comprensión.

Fomento de la participación

Por otra parte, es esencial que el líder democrático fomente la participación activa del grupo, un pilar que está muy relacionado con el anterior. Así, aunque el líder debe adoptar la tarea de ser un guía para los integrantes, no puede hacer únicamente lo que sea su voluntad. Además, es importante que promueva la participación de todos los miembros. De esta manera, podrá lograr que surjan nuevas ideas y que aumente el compromiso de los trabajadores.

Delegar

Un liderazgo participativo también implica delegar tareas a los diferentes integrantes del grupo. De esta manera, el líder puede librarse de carga de trabajo y, así, disponer de más tiempo para realizar su verdadera función: guiar al grupo. Además, delegar es clave para la motivación trascendente, que es muy valiosa para lograr un espíritu de equipo en la organización. Y es que los colaboradores se podrán sentir parte de la empresa y partícipes de sus éxitos.

Sin distinciones

Otro pilar básico del liderazgo participativo es que no hace distinciones entre empleados. Por tanto, el líder debe brindar a todos la misma atención e información. En este sentido, es importante tener en cuenta que rechazar a determinados integrantes puede provocar un clima de conflicto en el grupo. Teniendo esto en cuenta, es preferible fomentar un clima laboral en el que las jerarquías pasen casi desapercibidas.

Motivación

Para terminar, queremos mencionar una de las grandes ventajas del liderazgo participativo o democrático. Nos estamos refiriendo a la motivación que, como bien sabes, es clave para el éxito de cualquier empresa. Y es que los ambientes participativos suelen dar como resultado un alto grado de motivación, entre otras cosas porque pedir y aceptar sugerencias permite que los trabajadores se sientan parte de los procesos.

 

 

Más información:

- Delegar responsabilidades, clave para la motivación trascendente

¿Te ha interesado esta noticia? Descubre nuestro Executive MBA para convertirte en un experto.

¿Te ha resultado útil?: 
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.

EAE – OSTELEA Formación Online, S.L., tratará tus datos personales para gestionar la relación contigo y para remitirte, por cualquier medio, información y comunicaciones comerciales sobre nuestros productos y servicios similares a los solicitados. Los datos sólo se cederán a empresas de nuestro grupo si nos das tu consentimiento y nunca a empresas ajenas al mismo. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como a otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.