Las claves del éxito de Starbucks

Más de 17.000 establecimientos repartidos en más de 50 países, café de lujo, precios algo desorbitados… Sí, has acertado, nos estamos refiriendo a Starbucks, la cadena de cafeterías líder en el mundo. Pocos son los que no han tomado algo en algunos de sus locales pero, ¿tienes idea de cuáles son las claves de su éxito? Te las contamos a continuación.

 

Inicios

La compañía Starbucks fue creada en 1971 por tres socios, pero nada tenía que ver con lo que conocemos hoy en día. Y es que en un principio estos tres emprendedores solo vendían café molido y de grano para consumir en el hogar. Una década después, Howard Schultz entró en el negocio con nuevas ideas que fueron rechazadas. Sin embargo, un año más tarde logró comprar la compañía y comenzó a convertirla en lo que es actualmente: una de las franquicias más exitosas del mundo.

 

Más que café

Sin duda, una de las claves del éxito de Starbucks es que ofrece mucho más que café. No nos estamos refiriendo al resto de variados productos que se ofrecen en las tiendas, sino a la experiencia que supone entrar a sus establecimientos. El aroma a café, la música, la decoración, la comida, WiFi gratuito… Todo influye a la hora de crear una auténtica experiencia en el cliente, que disfruta tanto en compañía como en soledad, pudiendo leer un buen libro, consultar las redes sociales, estudiar, trabajar…

 

Un producto muy personal

Otra de las claves del éxito de esta cadena de cafeterías es que permite crear un café personalizado. De hecho, hasta el recipiente lleva el nombre del cliente, que podrá escoger entre numerosas combinaciones para crear el producto perfecto para él. Esto tiene mucho que ver con lo que antes te comentábamos sobre la experiencia, además de estar muy relacionado con el hecho de convertir al cliente en el verdadero protagonista.

 

El poder de la marca

Por supuesto, no podemos obviar el hecho de que desde la compañía siempre han puesto mucho empeño en reforzar el poder de su marca. De hecho, es muy fácil reconocer un producto de Starbucks desde lejos, especialmente si se trata de sus vasos, que aparecen en infinidad de películas. Además, siempre han intentado que la marca esté relacionada con la calidad, aunque eso suponga tener unos precios mucho más elevados que en otras cafeterías.

 

Redes sociales

Aunque en este caso las redes sociales no han servido para dar a conocer la marca (ya era famosa antes del auge de estas prácticas herramientas), sí que son muy utilizadas por Starbucks. Tienen presencia en las redes más importantes (Facebook, Twitter, Instagram…) y las utilizan para incrementar el valor de la marca.

 

El jefe

Puede parecerte una tontería, pero el modelo de trabajo de Schultz también ha tenido mucho que ver con el éxito del negocio. Y es que es un jefe apasionado que implica al equipo, ha creído siempre en sí mismo a pesar de los inconvenientes, es empático y humilde, y, sobre todo, es innovador.

 

Enlace de interés: Hawkers: el éxito del marketing online social