Todo sobre el régimen de transparencia fiscal internacional

El régimen de transparencia fiscal internacional busca promover el crecimiento de calidad en un marco de estabilidad macroeconómica. Los gobiernos tienen mucho que decir en este ámbito, aunque también las empresas y los ciudadanos deben comprometerse a luchas por la justicia en las finanzas. La transparencia y la publicidad de la información son dos de los pilares más importantes el cambio que se busca conseguir, para evitar que se repitan hechos como los acontecidos en el año 2013. El régimen de transparencia fiscal internacional que propone la OCDE busca fomentar la equidad y la igualdad entre países y empresas, luchando contra:

  • La evasión fiscal.
  • La corrupción en este orden.
  • La existencia de paraísos fiscales.

A través de su foro, diferentes países, entre ellos España, trabajan de forma colaborativa tratando de fijar estándares internacionales que consigan solucionar los problemas comunes en este ámbito, buscando identificar las prácticas que incumplen la legalidad y tratando de comprender los cambios sociales, ambientales y económicos para adaptar la normativa legal aplicable a la realidad. La OCDE pretende fomentar la integración de las políticas fiscales, única forma efectiva de prevenir conductas que se alejan de sus principios, algo que puede suceder con una probabilidad mucho más alta cuando los ordenamientos jurídicos internos de los Estados no se encuentran alineados. Para potenciar un entorno fiscal más controlado, la OCDE propone las siguientes medidas:

  • La publicidad de los incentivos fiscales a la inversión.
  • La transparencia en la administración de este tipo de ventajas.
  • La revisión, como medio de monitorización periódica de la buena salud de la normativa y su aplicación efectiva.

regimen transparencia fiscal internacional

Créditos fotográficos: istock Felipe Sanchez

Régimen de transparencia fiscal internacional: prácticas a evitar

Pese a que los principios rectores propuestos por la OCDE están bastante claros en lo concerniente al régimen de transparencia fiscal internacional, puede suceder que se cometan errores en la práctica; desajustes que atenten contra la integridad de un sistema que protege a organizaciones y ciudadanos por igual. La detección prematura de este tipo de conductas es fundamental para poder poner soluciones que impidan pérdidas de alineación mayores y consecuencias de más difícil control. Para ello, puede ser conveniente desconfiar, e informar a quien corresponda, de determinadas prácticas que se alejan de los requisitos que impone el régimen de transparencia fiscal internacional como:

  • Bajada del nivel de impuestos en un área específica: presentándose una importante diferencia con el nivel de imposición estatal general.
  • Existencia de ventajas fiscales: especialmente en los casos en que éstas están reservadas a ciudadanos extranjeros no residentes.
  • Incentivos fiscales sospechosos: como los que se aplican a actividades que se alejan de la economía nacional y carecen de impacto en su balance.
  • Incentivos a la apariencia: es el caso de la concesión de ventajas fiscales que se produce en ausencia de cualquier tipo de actividad económica real.

Por supuesto, entre estas prácticas que se alejan de los dispuesto por el régimen de transparencia fiscal internacional también se hallarían todas las acciones políticas o transacciones que carezcan de la publicidad necesaria, atentando contra el derecho ciudadano a la información en este área; y las normas que se apliquen a grupos multinacionales de forma excepcional, marcando una injusta diferencia en cuanto a sus condiciones ventajosas con respecto a otra empresas y alejándose de las normas internacionalmente aceptadas.