Siete ventajas de la internacionalización

Internacionalización

Muchas empresas dudan, pero lo cierto es que una de las principales salidas para el crecimiento de las pymes es la internacionalización, ya que ofrece a pequeñas y medianas empresas una gran cantidad de ventajas.

Es importante tener en cuenta que, a pesar de sus numerosas ventajas, la internacionalización es un proceso complejo y bastante costoso, por lo que antes de iniciar el proceso es recomendable que contactes con un profesional que te indique si la empresa se encuentra en una situación favorable para iniciar el proceso o, si por el contrario, antes hay que realizar algunos cambios.

 

Disminución del riesgo de la desaparición de las pymes

En primer lugar, queremos comentar que gracias a la internacionalización se puede evitar que el pez grande se coma al pequeño, es decir, que las pymes acaben desapareciendo o siendo adquiridas por empresas más grandes. Y es que no hay que olvidar que las grandes empresas tienen más margen en sus compras y estrategias de precios más agresivas.

Aumento de las ventas

Lógicamente, una de las mayores ventajas de la internacionalización es que se aumentan las ventas, ya que con la apertura a nuevos mercados se amplía la cartera de clientes y, por tanto, aumentan las posibilidades de tener más pedidos y una mayor facturación.

Mayor competitividad

Por otro lado, es importante tener en cuenta que, en general, las empresas internacionalizadas son más competitivas. De hecho, suelen tener índices de productividad más elevados y obtienen volúmenes de negocios superiores a las que no se abren al mercado exterior, lo que genera más y mejor ocupación, aumentando el empleo de mayor cualificación y mejor retribuido.

Disminución de riesgo

Otra de las grandes ventajas de la internacionalización es la disminución o, mejor dicho, diversificación, del riesgo de la empresa, ya que no se tiene una dependencia del mercado local y de los clientes habituales. Así, ante cualquier situación que pueda producir una reducción de la demanda en el mercado habitual, las empresas se enfrentan a un riesgo menor.  Por eso, las empresas internacionalizadas resisten mejor los ciclos económicos adversos.

Mayor experiencia

Otro aspecto a tener en cuenta es que la internacionalización permite a las empresas adquirir una mayor experiencia y conocimiento del consumidor y de los competidores de los mercados extranjeros, información que puede ser utilizada para adquirir una posición ventajosa tanto en el mercado local como en el extranjero.

Mayor prestigio

Tampoco hay que olvidar que las empresas internacionalizadas suelen tener más prestigio que las que no lo están. De hecho, este proceso está estrechamente relacionado con valores como la fuerza, la valentía, la decisión, el crecimiento…

Optimización de costes

Por último, queremos comentar que gracias a la internacionalización no solo se pueden reducir los costes unitarios, sino que se pueden aprovechar economías de escalas, es decir, trasladar determinadas actividades y/o partes enteras de la cadena de valor a localizaciones mucho más competitivas. Así, se pueden aplicar nuevas capacidades y recursos: materias primas, capital humano, tecnología… Con esto se consigue reducir costes logísticos y de comunicación. 

 

Descubre nuestro Master MBA. Inscríbete antes de que se agoten las plazas.

¿Te ha resultado útil?: 
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.

EAE – OSTELEA Formación Online, S.L., tratará tus datos personales para gestionar la relación contigo y para remitirte, por cualquier medio, información y comunicaciones comerciales sobre nuestros productos y servicios similares a los solicitados. Los datos sólo se cederán a empresas de nuestro grupo si nos das tu consentimiento y nunca a empresas ajenas al mismo. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como a otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.