Rusia, un país emergente que enfrenta grandes desafíos

Rusia forma parte del selecto grupo de los países emergentes, junto con otras economías con las que comparte una serie de rasgos, como una gran población, un vasto territorio y una destacada participación en el comercio internacional en los últimos años. Desde el año 2001, con la creación del acrónimo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) destacó como superpotencia emergente al formar parte de los países  que se preveía que marcarían la economía y  política del siglo XXI y que actualmente suman casi la mitad de la población mundial y un cuarto del PIB.

   

 Pais emergente Rusia

El grupo Gold Sachs apuesta por el potencial económico de los BRIC a medio plazo, afirmando que pueden convertirse en economías dominantes a mitad de siglo, heredando el poderío económico de los G7, grupo de países industrializados con peso político, económico y militar muy relevante a escala global, formado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá. Rusia también pertenece al denominado grupo EAGLEs (Emerging and Growth Leading Economies), las economías emergentes que lideran el crecimiento global, elegidas anualmentepor BBVA Research, -creadores del acrónimo-, en función de sus resultados economicos y las condiciones de los mercados. El "Informe Anual 2014" revisó por cuarto año la clasificación de las principales economías emergentes, e incluyó a Rusia junto con China, la India, Indonesia, Turquía, Brasil y México (mientras Corea y Taiwán ascienden a economías desarrolladas), con una aportación al crecimiento mundial en los próximos diez años de 490 mil millones de dòlares. El informe concluye también que el peso de los países emergentes "seguirá aumentando" y el foco de poder dentro de la economìa mundial se desplaza hacia el Pacífico, explica Álvaro Ortíz, analista de BBVA Research. A su vez, se observan "grandes cambios en términos de demografìa, sociales, políticos y económicos": continuación de la revoluciòn de las clases medias emergentes, configurando un grupo que ya suma 3000 millones de personas.

Retos para el futuro

Rusia comenzó su andandura como país en 1991, arrastrando debilidades y fortalezas históricas y coyunturales, en el marco de una política de Estado caracterizada años más tarde por una organización estatal fuerte bajo el mandato de Vladimir Putin, que llegó al poder en el 2000, sucediendo a Boris Yeltsin. Lo hizo poco después del crack financiero del país en 1998, que supuso un fuerte varapalo para el país, a su vez responsable de las deudas de la URSS. Putin estableció un estricto control sobre la economía y ha logrado una mayor estabilidad política y, tal y como afirman algunos analistas, como Alexander Golts,  su intención es recuperar su estatus de superpotencia. Ello explicaría tanto sus controntaciones con los estadounidenses como su intento de recuperar su influencia sobre los países limítrofes o su acercamiento a China. Pese a los avances económicos logrados por Putin, todavía soporta el lastre de debilidades como la corrupción, una clase media débil, falta de infraestructras, baja esperanza de vida, pérdida de población y una excesiva dependencia social del Estado. Por contra, su enorme territorio y su rica cultura impulsan sus posibilidades de progreso. Abel Pérez Zamorano, especialista en desarrollo económico, destaca las alianzas estratégicas que mantiene con los demás países BRICS, así como el acercamiento entre Rusia y China como signo de que ambas naciones "van en busca de un modelo más avanzado que incorpore una base capitalista que los dote de eficiencia productiva". Por otro lado, el experto considera que las sanciones recibidas con motivo de los conflictos en Ucrania y Siria al ser excluida del G8 no tendrán mayores consecuencias habida cuenta de la deuda de 653 mil millones de dólares de Europa con empresas rusas. A juicio de Michel Aglietta, profesor de ciencias económicas en la Universidad Paris Ouest Nanterre, Rusia "no ha podido desarrollar la inversión privada ni un sector privado de pequeños y medianas empresas", lo que finalmente ha provocado un enlentecimiento de su economía en los últimos años. "Tanto en Rusia como en el resto de países emergentes, el gran desafío es transformar las clases medias en una fuerza de desarrollo", concluye.