Retos de la gestión financiera internacional

Los retos a los que se enfrenta el departamento financiero de una empresa con vocación internacional son diversos. La dirección financiera es la encargada de la gestión interna de los estados financieros, ocupándose de su diseño y planificación, control y del correcto análisis interno para aportar información real de la empresa, y de los proyectos que lleva a cabo para que la gerencia pueda tomar las decisiones estratégicas adecuadas en cada momento.  

calculator and notepad on money background

En un entorno multinacional, la gestión financiera de una empresa tiene que gestionar, además, un mayor riesgo de las operaciones financieras. Este riesgo viene dado, fundamentalmente, por un marco económico cambiante y dinámico. Estar actualizado y tener una buena planificación financiera son, por lo tanto, factores clave para el éxito en los mercados exteriores.

Los problemas que deberá resolver este departamento, bajo las directrices del director financiero, más conocido como CFO (Chief Finnancial Officer) y de su controller financiero son:

  1. Establecer la cantidad óptima de base monetaria o liquidez que la empresa va a necesitar en cada momento para adquirir los activos. Para ello, será necesario la elaboración de un presupuesto de capital mediante el cual se concretará un plan de acción que debe tener principalmente estas características:
  • Estar expresado en valores numéricos y financieros.
  • Contener una línea temporal con una visión clara de las tendencias de los flujos de efectivo (entradas y salidas).
  • Ofrecer posibles alternativas en el caso de que surgieran imprevistos o cambios en las predicciones.
  • Definir qué elementos financieros internos (medios de pago, formas de pago a proveedores, amortizaciones) o externos (préstamos, líneas de crédito, valores) pueden ser modificables y en qué medida para ajustar el presupuesto a lo largo del proyecto.

2. Tomar decisiones de financiación. Definir qué tipo de recursos financieros se van a utilizar para conseguir cubrir estas necesidades de tesorería en función del riesgo relativo a los proyectos y a los elementos financieros escogidos. Las decisiones financieras pueden ser la clave para que una empresa logre cubrir las necesidades para proyectos de inversión en el extranjero. Los conocimentos no solo se centrarán en cubrir materias financieras, sino que, además, se deberán tratar minunciosamente aspectos fiscales, sobre todo para evitar la doble imposición internacional o contables, para establecer una correcta consolidación entre la empresa matriz y sus filiales. Todo ello debe estar unido a una correcta gestión de la tesorería que valore las necesidades de liquidez con los instrumentos adecuados.

Los campos que se tienen que gestionar de una manera eficiente en un departamento financiero internacional son:

  • Economía financiera: tipos de interés, riesgos, tipos de cambio, modelos de valoración de inversiones.
  • Contabilidad: normativa de cada país, normas de consolidación, análisis de estados financieros, contabilidad analítica.
  • Financiación de empresas: estrategias de financiación, dividendos, gestión de la deuda, operativas societarias (fusiones, adquisiciones, holdings), inversores internacionales (bolsa, sociedades de capital riesgo).
  • Tesorería: evolución de divisas internacionales, cash pooling, gestión del activo circulante, coberturas sobre tipos de cambio, inversión en activos en mercados financieros (acciones, commodities, opciones, futuros).
  • Jurídicos: estructura fiscal internacional, consolidación fiscal, normativa internacional.

Como hemos visto en otros artículos, el éxito de una empresa no se basa únicamente en un buen producto o en un buen canal de ventas. Todos los departamentos han de estar interrelacionados para conseguir cubrir todas las necesidades y los imprevistos a los que se enfrenta una empresa.