Mercados emergentes: perspectivas 2015

Paises emergentes

Las perspectivas de los inversores en lo concerniente a mercados emergentes en este 2015 son bastante poco halagüeñas. ¿Hay que olvidarse de ellos? ¿Quedan alternativas? ¿O no está todo perdido? La realidad ha sido devastadora con las expectativas que muchos habías puesto en os BRICS, los CIVETS o los MINT... China ralentizando su crecimiento, Rusia cayendo en picado, Turquía tratando de salir a flote... Pero aún hay esperanza en algunos mercados emergentes.  

 

Créditos fotográficos: istock payphoto

 

CÓMO INTERNAZIONALIZAR MI EMPRESA FAMILIAR, DESCÁRGATE LA GUÍA GRATIS

Los mercados emergentes que se sostienen en el 2015

Hubo un tiempo en que todo era distinto, pero han pasado más de diez años y las circunstancias han cambiado considerablemente. De todos los mercados emergentes que O'Neill popularizó, no muchos ofrecen ya el mismo atractivo que antaño. A pesar de ello, es reseñable su evolución en estos últimos tiempos, como muestran el impulso productivo de China se disparó o el aumento del PIB de la India. Sin embargo, el mundo se está transformando y, con él, este tipo de oportunidades de inversión. El destino de los mercados emergentes, como queda claro en este 2015, dependerá en gran medida de las decisiones que sus líderes políticos tomen en los próximos meses. Es el buen Gobierno, el que garantiza el crecimiento, el valor más seguro para estas economías, que andan en la cuerda floja. Estabilidad y resistencia son las únicas cualidades que pueden incentivar la vuelta de las inversiones lo que, en muchos casos, implicará una reforma integral. Mientras tanto, existen algunas alternativas que todavía pueden atraer el capital extranjero, como publica la revista Fortune, a la vez que recomienda olvidarse de los BRIC:

  • India: su nuevo Gobierno y las acertadas políticas que está implantando, entre las que destacan los incentivos financieros para la inversión, está mejorando las perspectivas hacia su futuro.
  • Indonesia: una administración ahorradora y con visión de futuro que, a pesar de la resistencia a la que debe hacer frente, se está ganando la confianza de la comunidad internacional, configurándose como uno de los mercados emergentes con mayor potencial.
  • Malasia: se prevé una mayor liberalización que, combinada con un aumento del gasto público en infraestructura, educación y atención de la salud y la implementación de un programa de reforma fiscal efectivo, podrían devolver el equilibrio económico en un plazo razonable.
  • México: para muchos la batalla está perdida en este frente y, sin embargo, otros lo consideran la perla del continente, por el apoyo de una economía estadounidense en expansión, que permite soñar con mejores tiempos.
  • Colombia: si se solucionan los problemas de seguridad no es necesario descartar este país con un interesante potencial que va más allá de las expectativas en lo demográfico.
  • Polonia: su influencia en Europa puede ser la clave de su éxito, si además el país consigue mejorar sus infraestructuras, aún deficientes.
  • Kenia: a pesar de la falta de equilibrio y la inseguridad de otros mercados emergentes del continente africano, Kenia se desmarca de la media con una promesa de estabilidad. Sus planes a largo plazo buscan desarrollar el sector eléctrico del país y la infraestructura nacional. Si se mantiene el control de la inflación y la estabilidad de la moneda nacional, aquí podría residir una de las oportunidades inversionistas más interesantes... para quienes tengan desarrollada una cierta tolerancia al riesgo.