Mejoran los costes del transporte marítimo

Incoterms

El pasado mes de septiembre, la empresa finlandesa Containerships emitió un comunicado anunciando la compra de dos nuevos buques que tendrán motores de doble combustible. La principal innovación en estos barcos es la introducción del Gas Natural Licuado (LNG por sus siglas en inglés) como posibilidad de combustible, lo que convierte a esta empresa en la primera compañía de carga de corta distancia que empleará este tipo de transporte en Europa.  

Aunque todavía en una fase muy inicial, los motores propulsados por LNG aportan unas ventajas en términos de costes y contaminación muy importantes. Se estima que estos motores tienen casi un 10% más de eficiencia energética que los motores diesel tradicionales. Además, se calcula que el precio del combustible diésel (LGSO, Low Sulfur Gas Oil) crecerá cerca de un 50% en 2015. Estos datos se deben tener en cuenta para el cálculo de los costes en una compañía naviera y, a su vez, puede resultar conveniente para aquellas empresas que exportan o importan productos asumiendo el coste del transporte fijado en sus respectivas cláusulas incoterms..

La normativa internacional IMO está todavía en fase de elaboración de un documento que controle la seguridad en el almacenaje de este nuevo tipo de combustible, transporte, ubicación en sala de máquinas y las respectivas operativas de repostaje de combustible tanto en tierra como en el mar desde otro buque. Al tratarse de buques de nueva generación está previsto que cuenten con otras mejoras, que también pueden afectar a los acuerdos emitidos por incoterms, ya que se dotará al barco de la capacidad de transportar distintos tipos de contenedor. En este caso serán 639 unidades de contenedores de 45 pies, 1.400 equivalentes de 20 pies y, como novedad, se podrán transportar hasta 300 contenedores refrigerados. La importancia de estos motores, además de la económica, es la ecológica. Cada vez son más importantes los certificados ecológicos, tanto en la fabricación como en el transporte, y cada vez más consumidores reclaman como condición necesaria de los productos que consumen que tengan el menor impacto ecológico posible.