La OCDE prevé una drástica bajada de crecimiento para Brasil

La OCDE preve una drastica bajada de crecimiento para Brasil

Las proyecciones de crecimiento son de tinte pesimista para la República Federativa de Brasil, una de las principales economías emergentes, perteneciente al selecto grupo de los BRIC que, junto con Rusia, India y China, están llamados a ser destacados actores a nivel internacional. En el caso del gigante latinoamericano, su pequeña desaceleración económica de los últimos años seguirá prolongándose hasta 2015, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sin que todavía pueda vislumbrarse luz al final del túnel. De acuerdo con el Club de los países más desarrollados, las expectativas de crecimiento para  Brasil durante este año y el próximo, respectivamente, se reducen a tan sólo un 0,3 y 1,4 por ciento, frente a la expansión de un 1,8 y un 2,2 por ciento que pronosticó en mayo. A su vez, en su informe "Evaluación Económica Provisoria" también revisó a la baja sus perspectivas de crecimiento para las grandes economías.  

La incertidumbre

El organismo internacional atribuye esa drástica bajada en las previsiones - de un 1,8 al 0,3%- a distintos problemas que aquejan al país de Dilma Rousseff, impidiéndole la recuperación económica. Subsanarlos no será posible, a su juicio, sin el “rediseño de la estructura fiscal" para una necesaria mejora en el balance primario, así como sin una simplificación tributaria que logre impulsar la inversión. Además, se hace énfasis en la necesidad de una política monetaria que dé respuesta a la urgente necesidad de contener la inflación. La estabilidad política es otro de los puntos clave, por lo que las elecciones en Brasil del 5 de octubre se ven como un momento decisivo con vistas a reducir esa incertidumbre que impide que las políticas tomen una determinada dirección. Dentro del capítulo de los países emergentes, sin embargo, el informe no recorta su previsión de crecimiento para China, con un 7,4 y un 7,3 por ciento en el mismo periodo. Igualmente, India es otro país que no sufrió un pronóstico a la baja, en buena parte debido a una mejora en el gasto y la confianza.

Un menor crecimiento para las grandes economías

Estas conclusionesse engloban dentro de un panorama gris a nivel global, con una rebaja del pronóstico del PIB mundial a consecuencia de los riesgos geopolíticos, como los conflictos en Oriente Medio y Ucrania. En concreto, la revisión de los pronósticos del pasado mayo fue a la baja en las principales economías del mundo. EEUU también tiene una revisión a la baja, si bien igualmente se espera una recuperación moderada, con un 2,1 por ciento, frente a un 0,8 por ciento estimado para la eurozona y un 0,9 por ciento en Japón, todos ellos con revisiones a la baja dentro de una horquilla de entre el 0,3 y el 0,5 por ciento. La OCDE prevé que durante 2014 y 2015 se produzca un "continuado lento crecimiento" en la eurozona, el aspecto "más preocupante" de estas nuevas proyecciones, recalca la organización, en referencia a las cuatro décimas menos con respecto al informe de mayo para 2014 y a una previsión desde el 1,7 hasta l 1,1 por ciento en 2015. "La recuperación en la zona euro se ha mantenido decepcionante" y, de cara a un futuro próximo, las previsiones no son nada esperanzadoras, pues "la confianza se está volviendo a debilitar, y la débil demanda se refleja en el declive de la inflación".