India: un país emergente con interesantes oportunidades comerciales

Parece extraño que un país como la India, que actualmente experimenta el menor ritmo de crecimiento de la década, en el que cerca de 800 millones de personas viven con menos de 2 euros y en el que viven la tercera parte de las personas más pobres del mundo, aun habiendo reducido a la mitad la tasa de pobreza en los últimos treinta años según el Banco Mundial, ofrezca una variada e interesante oferta de oportunidades comerciales. La India está en una senda de apertura económica internacional, aunque arrastra todavía señales de un pasado basado en la autarquía. En la década de los 90 se iniciaron las primeras medidas de liberalización económica. El objetivo se centró en la desregularización del sector industrial, privatización de empresas públicas y menor rigidez en el control sobre el comercio exterior y las inversiones extranjeras. Hasta el año 2011 experimentó un crecimiento de un 7% anual impulsado por una economía muy diversa, desde la agricultura tradicional a las modernas explotaciones agrícolas, artesanía, industria y un fuerte sector servicios. En 2011 se produjo una fuerte desaceleración a causa de un desplome de la inversión motivada por un conjunto de desequilibrios macroeconómicos:

  • Altas tasas de interés.
  • Aumento de la inflación.
  • Inseguridad de los inversores en el gobierno.

Tras las medidas de contención de déficit de 2012 que dejaba abierta la puerta a la inversión extranjera directa, la economía india volvió a recuperarse durante un par de años.

Es a finales del verano de 2013 cuando la India sufrió un verdadero batacazo económico tras el endurecimiento de la política monetaria estadounidense. Entonces, bajó considerablemente el interés por el riesgo indio y el flujo de capitales se dirigió a países avanzados, y la rupia cayó un 20%. Pero, actualmente, soplan nuevos vientos para la economía india, ya que los inversores confían plenamente en el gobernador del Banco de la Reserva India, Raghuram Rajan, gracias a las políticas de control de la inflación apoyadas, incluso, por el gobernador de la Reserva Federal, Ben Bernancke. Además, se espera un repunte en la actividad económica tras los resultados de las últimas elecciones, en las que ha obtenido un gran apoyo popular el partido de Nerendra Modi, principal opositor hasta ahora y que ha prometido luchar contra la corrupción en su país. Aun con todas las turbulencias que experimenta la India, es un país joven con bajos niveles de endeudamiento privado, y con muy buenas expectativas a largo plazo. Si entramos en un análisis más pormenorizado, encontramos las siguientes opciones de desarrollo empresarial:

Sector tecnológico

La India muestra un fuerte interés por el sector tecnológico. Dentro de este sector se decanta por desarrollar tecnología conjuntamente con países avanzados antes que importarla, por lo tanto, sería una estrategia muy adecuada la creación de joint ventures con empresas locales por el alto apetito tecnológico y por el carácter indio, que prefiere desarrollar su propia base tecnológica. Se ha de tener en cuenta que el período de negociación y creación de empresas conjuntas en la India es muy alto, por lo que se requerirá paciencia y perseverancia en las mediaciones.

Sector de la construcción e ingeniería civil

El sector de la construcción representa en la India un elevado porcentaje sobre el PIB, en torno a un 11%, y con una buena perspectiva de crecimiento, lo que además genera un especial interés para el sector asociado de materiales de construcción, que se calcula en un 60% sobre el total anterior. A pesar de que la India es uno de los mayores productores mundial en este sector, la baja competitividad permite que empresas extranjeras puedan posicionarse sin mucho esfuerzo entre la oferta India, sobre todo en el caso de los materiales de gama alta para construcción de hoteles, centros comerciales y residenciales de alta calidad. El modelo típico de entrada es a través de la joint venture con un socio local, lo que permitirá también acceder a licitaciones públicas.

Sector de las telecomunicaciones

Es uno de los sectores que se beneficiaran de las medidas de fortalecimiento de la Rupia, permitiendo a la inversión extranjera acceder a este mercado en constante crecimiento. Las operadoras que deseen acceder al mercado indio con una participación menor a un 49% no estarán sometidas a control, pero en el caso de superarse este porcentaje accionarial serán revisadas por el ministerio del Interior y evaluadas para su aprobación.

Sector de la cosmética masculina

Por último, destacamos el sector cosmético masculino, por dar una versión diferente de los sectores tradicionales. Es uno de los sectores con mayor crecimiento en la India y, además, tiene dos características que pueden atraer la atención de las empresas cosméticas:

  • En la perfumería destaca el consumo masculino sobre el femenino (60-40) muy por encima de la media mundial.
  • Gran interés por la higiene y el cuidad personal en un sector en el que los consumos promedios por persona siguen por debajo de la media, pero con fuerte crecimiento.