India como economía emergente

India como economía emergente avanza con fuerzas renovadas, dejando atrás a algunos de sus principales competidores, como México o Brasil, a quienes las nuevas circunstancias han perjudicado seriamente. Hablamos de la caída de los precios del petróleo. Sin embargo, el potencial con el que resurge la opción inversionista de la India tiene mucho más que ver con los movimientos internos.

 

India economía emergente

Créditos fotográficos: istock yuliang11

India como economía emergente: un esfuerzo que da sus frutos

La llegada a la India de su nuevo Primer Ministro, Narendra Modi, con sus políticas, muy del gusto de los gestores de fondos de mercados emergentes globales, y las acertadas decisiones del Banco de la Reserva de la India contribuyen a reposicionar un mercado que había perdido un poco de fuelle en los últimos años frente a otras alternativas. De hecho, hoy día, la única posibilidad inversionista con garantías de los BRICs es India, ya que el pronóstico para el resto de países de este grupo se plantea bastante negativo. Mientras que esta nación conserva sus atractivos:

  • Un buen clima para la inversión.
  • Unos datos demográficos excepcionales.
  • Un sector privado dinámico.
  • Muy buenos resultados en todo el 2014.

Además, no hay que negar que la caída en los precios del crudo, que perjudica a los exportadores de petróleo, como Rusia y Nigeria, es una bendición para un gran importador del oro líquido como la India. De hecho, la deflación que está acechando a grandes partes del mundo es útil a este país, que ha sufrido de una alta inflación. No obstante, no hay que perder la cautela ya que no todo son buenas noticias a pesar de que el concepto de India como economía emergente se vea reforzado por los últimos acontecimientos. Algunos datos económicos recientes de India hacen que la reflexión se plantee como prioridad antes de actuar:

  • Las exportacionesse desplomaronen octubre.
  • Las ventas de automóviles cayeron durante dos meses consecutivos a finales de 2014.
  • Todavía existen pocas señales de una recuperación significativa de la inversión empresarial.

Buenas expectativas para India como economía emergente

En cualquier caso, a pesar de algunos puntos de inflexión, el Gobierno está tomando medidas para solucionar sus debilidades y seguir atrayendo al capital extranjero. Entre las más aplaudidas se encuentra la llamada de atención al banco central instando al recorte de las tasas de interés, en respuesta a una caída de la inflación de precios al consumidor. Política que induce a pensar que el nuevo Gobierno no va a optar por soluciones rápidas e inconsistentes sino que prefiere avanzar sobre seguro y apostar por la disciplina, alejándose del ejemplo de otros países emergentes menos afortunados. Actuaciones acertadas por parte del Gobierno que, junto con la realidad que atraviesa el país aseguran la llegada de buenos tiempos que harán realidad los pronósticos que veían a India como economía emergente, como apuntan tres factores a destacar:

  • La apuesta por la infraestructura, tanto en lo concerniente al interior del país como en su faceta exportadora.
  • El impulso positivo de los precios más bajos de energía, que favorecen al consumidor indio.
  • La reducción de la presión inflacionaria, un alivio que permite tomar decisiones con mayor desahogo.