Incoterms: DAP, manual de instrucciones

Como reglas que normalizan las transacciones de exportación e importación, ampliamente utilizadas por los diferentes actores del comercio exterior, los Incoterms deben saber utilizarse correctamente con el fin de evitar problemas en las operaciones internacionales. Al tratarse de términos reconocidos en todos los países, estas normas constituyen una recomendable añadidura al contrato de compraventa, sobre todo para determinar el reparto de los gastos, la transmisión del riesgo y el lugar de entrega. En este artículo, redactado a partir del temario impartido por el Executive MBA online de EAE Business School, descubirás las claves del Incoterm DAP.

Según la última clasificación de la Cámara de Comercio Internacional (2010), la regla DAP (Delivered at Place - Entregado en el lugar), junto con DAT, es una de las novedades, sustituyendo a la desaparecida DDU (Delivery Duty Unpaid o Entregada derechos no pagados). El Incoterm DAP forma parte del grupo de los 7 Incoterms (EXW, FCA, CPT, CIP, DAT, DAP y DDP) que pueden utilizarse sin necesidad de tener en cuenta el modo de transporte ni si se emplean uno o varios medios. En un segundo grupo (FAS, FOB, CFR y CIF), por contra, se incluyen los 4 Incoterms que hay que utilizar en caso de transporte marítimo o fluvial, puerto a puerto.

Port Terminal Panorama Industry

¿Cuándo utilizarlo?

Al igual que el resto de los Incoterms, su uso se circunscribe únicamente a transacciones cierto volumen, siendo innecesario para exportaciones o importaciones menores. A su vez, como parte del grupo de Incoterms polivalentes, el DAP se utiliza en expediciones en las que se dan las siguientes circunstancias:

  • No se utiliza el transporte puerto a puerto
  • Se utiliza el transporte aéreo o de superficie (tren o camión)
  • Se utiliza el transporte combinado: más de un medio de transporte, incluyendo el marítimo o fluvial.

Al ser polivalente y poderlo usar en cualquier medio de transporte y en su combinación, resulta muy práctico. No es obligatorio utilizarlo, sin embargo. Prescindir de él implica tener que concretar todos los detalles en el contrato de compraventa internacional, con preferencia en el idioma de la otra parte para evitar malentendidos. Tampoco puede sustituir al contrato de compraventa. Al tratarse de denominaciones estándar, los Incoterms son pautas que establecen de forma normalizada las responsabilidades de cada parte, si bien no regulan la legislación aplicable en ellos, la transferencia de la propiedad ni las condiciones de pago. 

Qué hay que incluir

En función del modo de transporte utilizado, se deberá definir el punto hasta el cual el vendedor se responsabiliza de la mercancía, así como cuáles son las tareas y gastos a su cargo, cuyo monto, lógicamente, influirá y se incluirá en el precio final. Estos detalles son, precisamente, la principal ventaja de los Incoterms pues, al tratarse de denominaciones normalizadas, ambas partes saben claramente cuáles son sus obligaciones. Como el resto de los Incoterms, en él se detallan 4 aspectos fundamentales de una operación:

  1. Las condiciones de entrega del producto
  2. Los documentos de exportación e importación y trámites aduaneros
  3. La asunción de riesgos entre las partes contratantes
  4. La distribución o reparto del coste logístico

Estos aspectos constituyen las principales funciones de los Incoterms y, en el caso del Incoterm DAP, adoptarán características concretas que hemos de conocer en profundidad para decidir qué término es más conveniente y, en caso de utilizarlo, para sacarle el máximo partido. Se trata, en suma, de elegir el Incoterm más rentable y seguro para cada operación de venta.

El lugar de entrega de la mercancía

Las siglas DAP serán las que definan el Incoterm, cuya formalidad es la que sigue:

  • Especificar las siglas
  • El lugar concreto de entrega
  • Incluir la ciudad y el país
  • Seguido todo ello por la expresión Incoterms 2010

Es importante incluir el año, pues al no tratarse de una ley, no existe derogación y se debe especificar que se trata de la última versión. El esquema sería: DPA (incluir el lugar de destino) Incoterms 2010. El lugar de entrega del Incoterm DAP es el punto convenido en el país de destino. A diferencia de DAF y DDU, a los que sustituye, permite más flexibilidad respecto al punto de entrega de la mercancía, con las siguientes características:

  • El vendedor debe realizar la entrega de la mercancía en el lugar acordado. Normalmente, las instalaciones del comprador, como un almacén.
  • Transfiere costes y riesgos al comprador cuando la mercancía queda lista para su descarga, es decir, está sin descargar.
  • El comprador está obligado a pagarla y a asumir los costes de la descarga.
  • Documentos y trámites aduaneros

Además de definir el lugar de entrega de la mercancía, los Incoterms regulan quién debe obtener los documentos de la operación de comercio exterior, principalmente los necesarios para realizar los trámites aduaneros de exportación e importación. En este caso, como ocurre con el resto de Incoterms (excepto WXW y DDP), los trámites de exportación le corresponden al vendedor, siendo los de importación responsabilidad del comprador:

  • El vendedor está obligado a conseguir los permisos requeridos y pagar los costes aduaneros.
  • Debe suministrar la factura o equivalente, junto con la mercancía.
  • Queda eximido de las formalidades aduaneras: la mercancía no se despacha para la importación.
  • El comprador debe obtener y pagar la licencia y demás documentos de importación.

Transmisión de riesgos y coste logístico

Como ocurre con los DAT y DDP, también con el Incoterm DAP el riesgo de pérdida o daño se transmite a la llegada. Es decir, cuando el vendedor hace la entrega. Las condiciones son las siguientes:

  • Descarga a riesgo del comprador.
  • El comprador soportará los gastos y riesgos si no despacha la mercancía de importación en el plazo acordado.
  • El vendedor contrata transporte hasta el lugar de destino, por lo que suele aconsejarse contratar un seguro en nombre propio para tener el control de la mercancía y asegurarla, teniendo en cuenta que el riesgo del vendedor al comprador se transmite en el lugar de destino, con la mercancía sin descargar. Sería distinto con otro incoterm, como el CIF, que recomienda un seguro también contratado por el vendedor pero a beneficio del comprador, pues aquel asume todos los costes.

Algunos consejos prácticos

Al valorar la conveniencia de uno u otro Incoterm es importante analizar qué operaciones de transporte son necesarias para llevar hasta el lugar exacto de destino la mercancía y cuáles no se incluyen en los contratos con los transportistas. En este sentido, al tratarse de un Incoterm relativamente nuevo, se aconseja utilizar en países en los que se tiene cierta práctica en el manejo de los medios de transporte. Su elección también es clave para evitar confusiones en la transmisión de riesgos porque si el vendedor descarga la mercancía como parte del servicio efectuado por los medios de transporte, pongamos por caso, luego no podrá trasladar esos gastos al comprador. Por último, como otros Incoterms, se admiten condiciones adicionales, si bien los expertos recomiendan prudencia para no desvirtuar su sentido. Lo aconsejable es guiarse por otras experiencias exitosas. Por ejemplo, si se acuerda que el vendedor realice las formalidades aduaneras, con sus costos y riesgos, deben especificarse. Incluyendo la fórmula DAP, VAT paid se estaría indicando que el vendedor correría también con los costos derivados de la importación.   Post relacionados:

 

Fuente imagen: Njaj / FreeDigitalPhotos.net