Implicaciones de la importación paralela

Importación paralela

La globalización de los mercados y los avances tecnológicos fomentan la importación paralela. Este fenómeno está mostrando un crecimiento significativo, especialmente desde que los consumidores pueden disfrutar de la movilidad que les garantizan sus dispositivos de acceso a la web. Comprar desde el teléfono ya no es una novedad, sino una rutina. Y esta facilidad de acceso supone la posibilidad de elegir mejor, de poder consultar una oferta más amplia de alternativas antes de finalizar una compra y, en el momento de hacerlo, optar por la más económica, la que garantiza un precio más bajo con las mismas prestaciones.  

 

Créditos fotográficos: istock Franck-Boston

 

 

Importación paralela: en qué consiste

La importación paralela se refiere la comercialización de productos de una marca dentro de un mercado, donde se comercializan sin el consentimiento del titular de la marca o de quien ostenta el derecho de propiedad intelectual para ese territorio en particular. Las principales características de la importación paralela se resumen en:

  • Este concepto no equivale a una falsificación, ya que son mercancías originales, bienes genuinos y que han sido fabricados por o para el propietario de la marca o bajo alguna de sus licencias. Aunque es posible que se hayan formulado o envasado para una determinada jurisdicción, habiendo sido importados después a una distinta a la prevista por el propietario de la marca.
  • Para que la importación paralela sea considerada como legal, la normativa aplicable del país de comercialización de los productos no debe oponerse a ella.
  • La importación paralela es el medio más rápido para acabar con la discriminación de precios que sufren muchos países, especialmente en los productos que provienen de empresas multinacionales, que fijan rangos de precios donde se observan grandes diferencias. El principal ejemplo de ello es, probablemente, el sector farmacéutico.
  • Además de la denominación "importación paralela" a este tipo de prácticas comerciales también se las conoce a veces como mercado gris.

¿Beneficia la importación paralela al consumidor final?

En líneas generales, es precisamente el consumidor final quien se ve más beneficiado por este tipo de prácticas comerciales. No obstante, pese a que la ventaja en costes les garantiza el ahorro e inclina la balanza claramente hacia los artículos procedentes de mercado gris, al comprar este tipo de productos el usuario ha de observar algunas precauciones. Los productos procedentes de la importación paralela pueden acarrear riesgos para el usuario, todos ellos derivados del hecho de que los artículos comprados no estaban destinados a venderse en ese mercado y/o bajo esas condiciones. Algunos de los que merecen ser tenidos en cuenta son:

  • Problemas de compatibilidad: al adquirir mercancía de carácter eléctrico o electrónico hay que recordar que los enchufes pueden resultar incompatibles con los estándares locales.
  • Problemas de uso: en muchas ocasiones, las dificultades provienen de la publicación del manual de instrucciones en otros idiomas, pero no en el del país donde se ha comprado el artículo.
  • Problemas de salud derivados del consumo del producto en cuestión: revisar las listas de ingredientes y extremar las precauciones si se sospecha que puede contener alérgenos es una máxima a aplicar siempre que se lleve a cabo la compra de productos alimenticios por este medio. Asimismo, es conveniente evitar, como norma general, la adquisición de cualquier producto cuya etiqueta no contenga información inteligible al no estar en el idioma local (ni en otros conocidos).