¿Hay ventajas fiscales por exportar?

Hay ventajas fiscales por exportar

La decisión de exportar implica un sinfín de obstáculos y complejas situaciones que vale la pena afrontar si se tiene un potencial de internacionalización que realmente merezca correr con el esfuerzo y los riesgos. Sin embargo, no todo son problemas cuando se toma la decisión de salir al exterior. Aprender a andar el camino de la exportación no significa que no haya incentivos y aspectos positivos que supongan un impulso, como ocurre con las ventajas fiscales. Cuando nos referimos a la exportación, lógicamente aludimos al comercio exterior fuera del ámbito comunitario, como término legal de exportación desde un enfoque aduanero acorde con la normativa europea, en cuyo ámbito nos encontramos. De este modo, las ventajas tributarias se refieren a la salida de la mercancía comunitaria, en este caso española,fuera de la Unión Europea.

Incentivos fiscales al exportador

Aunque los incentivos fiscales varían notablemente en función de las políticas tributarias que se lleven a cabo a nivel nacional y europeo, ya sea de forma más o menos ventajosa, la exportación de las mercancías, entre otros efectos jurídicos, produce una de serie de derechos para el exportador que se traducen en incentivos fiscales para las empresas, tanto en lo relativo al IVA como al Impuesto de Sociedades. Por un lado, existe el derecho a deducir las cuotas del IVA devengadas cuando las adquisiciones de bienes o servicios y de las importaciones, siempre que dichos bienes sean utilizados para realizar las exportaciones. Por otra parte, la deducción de los costos específicos de la operativa de la exportación en el Impuesto de Sociedades se redujo progresivamente con el fin de hacerlas desaparecer desde el ejercicio 2011, junto con  otras, como el fomento de las tecnologías de la información y de la comunicación, contribuciones a planes de pensiones, inversiones medioambientales o por gastos por formación profesional. A su vez, la normativa autonómica puede prever algún tipo de ventaja fiscal para la actividad exportadora.

Otras ventajas fiscales del  Impuesto de Sociedades

De forma indirecta, pero al mismo tiempo muy relacionada con la dinámica y actividad de una empresa exportadora, para el ejercicio 2014, se contemplan deducciones empresariales por inversiones en actividades de investigación y desarrollo en innovación tecnológica (I+D+I), por inversión de beneficios, reinversión de beneficios extraordinarios, por gastos en formación profesional o, entre otras, por creación de empleo. Aunque muchas de las deducciones reguladas en el Impuesto de Sociedades sufren cambios en las constantes reformas fiscales, - como ha ocurrido con las relacionadas por actividades de exportación-, conviene estar al tanto de futuras modificaciones en próximos ejercicios. En concreto, la próxima reforma fiscal del Impuesto sobre Sociedades, que se aprobará antes de finalizar el 2014, supondrá importantes cambios para la mayoría de las deducciones vigentes. Entre otras modificaciones, el Proyecto de Ley de reforma del Impuesto sobre Sociedades prevé sustituir la deducción por reinversión de beneficios y de beneficios extradordinarios por una nueva, denominada reserva de capitalización. Su entrada en vigor se prevé para el 1 de enero del 2015.

 

 

Más información:

El IVA en las operaciones internacionales