¿Habrá alguna modificación del incoterm FCA el 2015?

Fca incoterm 2015

Como es sabido, los incoterms son términos comerciales internacionales de carácter universal, que se utilizan para realizar operaciones de exportación e importación, con el fin de que ambas partes entiendan de forma clara e inequívoca sus obligaciones, derechos y riesgos en los que incurren.

Los incoterms FCA (Free Carrier) se incluyen en la última actualización llevada a cabo por la Cámara de Comercio internacional (CCI), con sede en París, que cada diez años realiza una revisión de estas reglas para el uso de términos comerciales nacionales e internacionales, denominadas Incoterms 2010 en tu última versión. Desde su nacimiento en 1.936 se han ido revisando periódicamente, con una última versión en 2.010, que entró en vigor el uno de enero del 2.011, por lo que, previsiblemente, los próximos cambios no tendrán lugar hasta el 2020.

De este modo, hemos de remontarnos a los Incoterms 2010 para conocer la última modificación que se realizó de los incoterms FCA, si bien en este caso éstos simplemente se mantuvieron y continuaron teniendo las mismas características asignadas por la anterior normativa.

Incoterms 2010: FCA, entrega indirecta exenta de pago

Recordemos brevemente que los incoterms 2010 se dividen en cuatro categorías: E, F, C y D, y concretamente el FCA se engloba dentro de los segundos, denominados términos en F, junto con los FAS y FOB, estos últimos referidos al transporte marítimo y fluvial. Los términos en F se caracterizan por constituir una entrega indirecta exenta del pago del transporte principal, en la que el vendedor ha de entregar la mercancía a un medio de transporte elegido por el comprador y prepara trámites aduaneros. Por lo tanto, a diferencia de los términos que empiezan con C, en este grupo el coste principal no lo paga el vendedor. Aunque se trata de una entrega indirecta, sin pago del transporte principal, no obstante el vendedor se compromete a entregar la mercancía en el punto acordado, lo que significa que éste ha de correr con los gastos que genere el transporte de la misma hasta situarla en el punto convenido. Asímismo, éste siempre suele ser dentro del país de origen, como la fábrica, el aeropuerto, terminal de tren o, por ejemplo, un terminal de aeropuerto y, por otra parte, es polivalente, lo que significa se puede utilizar con cualquier tipo de transporte o multimodal. Por último, tengamos en cuenta que los incoterms FCA están en el grupo de los incoterms que sirven para todo tipo de transporte, junto con los incoterms DAP (Entrega en lugar) y DAT (Entrega en terminal), ambos de reciente creación.

¿Se puede modificar el incoterm FCA?

Pese a su versatilidad, los FCA son incoterms poco usados, quizá precisamente por ello, ya que en cada sector la costumbre suele determinar que suela repetirse con unos incoterms concretos. Sin embargo, tienen un gran potencial, pues con ellos podemos pactar cualquier lugar dentro del país de origen o del país exportador, optando por todo tipo de medios de transporte. Es decir, permiten determinar un punto de entrega en cualquier punto del país de origen. Sus puntos fuertes son, por un lado, permitir muy distintas posibilidades de pacto, ya que el punto de cesión de costes, riesgos y punto de entrega puede ser cualquiera dentro del país de origen. A su vez, los incoterms FCA permiten facilidad de uso sin contravenir normativas, una característica en la que aventaja al incoterm EXW, también polivalente. Entre otros  problemas legales, nos evita contradicciones con el convenio CMR, que prohíbe que el transportista cargue la mercancía. Por contra, el uso del incoterm FCA determina debe cargarla el vendedor, con lo que no se infringe esta normativa. De entre los Incoterms 2010, son uno de los más potentes y con más posibilidades de uso, lo que no significa que no sea conveniente modificarse. Como cualquier otra regla incoterm, es posible modificarlo si así lo recomiendan las circunstancias, pues no constituyen una ley,  aunque no se recomienda hacerlo para preservar su espíritu.

De hecho, las modificaciones pueden estar justificadas si obedecen a una práctica empresarial que resulte conveniente y, en todo caso, del mismo modo que se debe dejar constancia  del punto de entrega los cambios han de quedar anotados en el contraro de compraventa. Por lo demás, deberemos esperar a la próxima actualización del CCI, que será previsiblemente dentro de un lustro (2020),  para saber si va a haber modificaciones oficiales al respecto.