Fiscalidad internacional y actividades transfronterizas

Para estar bien informado acerca de la actualidad en fiscalidad internacional, una de las fuentes donde recoger información de calidad es la web que la Comisión Europea tiene dedicada a tratar temas fiscales que afectan a los ciudadanos, empresas y Gobiernos de la Unión. Entre los últimos estudios publicados en este medio destaca uno de fecha 19 de diciembre de 2014 sobre la eliminación de obstáculos fiscales transfronterizos, cuyo contenido resulta especialmente relevante para todas las personas que se encuentren en situaciones de este tipo, algo bastante frecuente, sobre todo en el área empresarial.

asesoria fiscal internacional

Créditos fotográficos: istock Jorisvo

 

Fiscalidad internacional: acabando con los obstáculos

Las personas que llevan a cabo actividades transfronterizas pueden enfrentarse a muchos obstáculos cuando se trata de sus asuntos fiscales. La fiscalidad internacional es una materia cambiante y compleja, cuyo desconocimiento, como el de toda ley, no exime de su cumplimiento; por lo que es fundamental conocer las propias obligaciones para respetar los requisitos que impone la legalidad vigente. Algunos de los obstáculos más obvios en esta materia incluyen la recopilación de información sobre la situación fiscal extranjera, la comunicación o intercambio documental en idiomas distintos a la lengua maternaola presentación de declaraciones de impuestos. En el estudio de la Comisión Europea sobre fiscalidad internacional se analizan las principales dificultades a las que las personas pueden tener que enfrentarse. Su objetivo es proponer soluciones que puedan llevarse a la práctica desde el país de origen:

  • Identificando los modos de lograr que el sistema sea más claro y sencillo.
  • Eliminando uno de los principales motivos de reticencia de muchas empresas a ejercer actividades transfronterizas.
  • Beneficiando a la economía comunitaria y a su mercado laboral.

Las principales dificultades de la fiscalidad internacional en Europa

Hay muchos obstáculos que se originan a partir de los procedimientos administrativos imperantes en el conjunto o en cada uno de los distintos Estados miembros. A ellos hay que sumar las diferentes interpretaciones de los tratados fiscales y la completa autonomía de los Estados miembros a imponer impuestos directos, factores todos ellos que conducen a un aumento de complejidad en la práctica. Los principales obstáculos encontrados en el estudio de la Comisión Europea sobre fiscalidad internacional transfronteriza dentro de la Unión Europea se pueden resumir en:

  • Falta de información pertinente.
  • Barreras que impone la diferencia de idioma.
  • Multiplicidad de requisitos de presentación de impuestos.
  • Ausencia de claridad sobre ciertos procedimientos y procesos dentro de los Estados miembros.
  • Falta de adecuación a internet de muchos procedimientos en la mayoría de los Estados miembros, que impide la concesión de permisos o envío de aplicaciones en línea.
  • Escasez de oficinas fiscales especializadas para extranjeros y no residentes contribuyentes.
  • Ausencia de sofisticación en los procedimientos diseñados para los no residentes contribuyentes en comparación con los habilitados para los contribuyentes residentes.
  • Diferencias de interpretación de las normas entre los Estados miembros.
  • Dificultades para obtener exenciones de la doble imposición, sobre todo cuando el otro Estado miembro no emite evaluaciones fiscales.
  • Problemas de flujo de efectivo para los empleadores.
  • Falta de acuerdos fiscales, bilaterales y multilaterales en algunas materias entre Estados.

La resolución de estos obstáculos facilitará el cumplimiento legislativo de individuos y empresas, a la vez que estimulará la generación de empleo y el fortalecimiento de los negocios transfronterizos, con la consiguiente influencia positiva para la economía de la UE.