España busca incentivar las exportaciones en Portugal

Exportar clave para superar la crisis

El alto comisionado de la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, ha realizado una visita a Portugal, país considerado como un socio fundamental para las exportaciones españolas. En su agenda tenía como objetivos principales hacer un seguimiento del proyecto Marca España que se ha puesto en marcha en Portugal para afianzar y aumentar los contactos comerciales con este país, y hará públicos los detalles del proyecto y el estado de las negociaciones entre ambos estados.

Portugal es un país estratégico para las exportaciones españolas por dos motivos, genera un elevado número de transacciones comerciales y, además, sirve de puerta hacia otros países para los productos españoles. Según Joaquín de Arístegui, director de proyectos del alto comisionado, Portugal figura entre los objetivos geográficos prioritarios en el programa del proyecto Marca España. En este primer viaje, el alto comisionado se ha centrado en informar de la situación económica española y de ampliar la red de contactos. Este viaje es una continuación de las relaciones y contactos que se crearon tras la XXVII Cumbre hispano lusa que tuvo lugar el 4 de junio y en la que participaron los presidentes de Portugal, Pedro PAssos Coelho y el presidente de España, Mariano Rajoy.

Portugal es un socio comercial muy importante para España en términos de inversión, acumulando cerca de 1.300 millones de euros. Además, es el tercer país que más productos compra al conjunto de la economía española y se sitúa como octavo proveedor. Las buenas relaciones entre ambos países se reflejan en el crecimiento de dos cifras que han experimentado tanto las exportaciones como las importaciones. En el caso de las exportaciones, el incremento ha sido del 15% con un volumen de 17.500 millones de euros, y el de las importaciones ha sido del 13%, con una cifra cercana a los 10.0000 millones de euros. Uno de los sectores que ha experimentado un fuerte crecimiento es el agrícola. Durante el año 2013 las importaciones lusas aumentaron un 20%, con una facturación de 378 millones de euros, y se  está manteniendo en el primer trimestre de 2014 con un incremento interanual del 4%. Los productos hortofrutícolas más demandados son, en el caso de las frutas, los plátanos, las fresas y las uvas. Las hortalizas que están teniendo mejor comportamiento en las exportaciones a Portugal son las patatas y los tomates. Los efectos de los acuerdos comerciales y de las buenas relaciones entre ambos países en los últimos años se refleja en los notables incrementos de las transacciones económicas entre ambos países, y el caso del sector hortofrutícula es un claro ejemplo. Tras la cumbre hispano lusa se han fijado objetivos para dinamizar otros sectores como el industrial, militar, financiero o el relativo a energías renovables. De estas visitas surgen, por tanto, interesantes oportunidades tanto para empresas portuguesas como españolas, gracias al fomento de las relaciones entre empresarios a través de charlas y conferencias. Así, el alto comisionado tuvo la oportunidad de charlar con el Secretario de Estado adjunto de Economía, Leonardo Mathias, y participó en un encuentro con representantes de la Cámara de comercio Luso-Española.