El bloque de países emergentes BRICS crea su propio banco

Máximos responsables del bloque de países que componen los BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) se reunieron los pasados días 13-14 y 15 de julio en Fortaleza y Brasilia (Brasil) en la VI Cumbre del grupo con el objetivo de crear dos organismos financieros conjuntos: un banco de desarrollo y un fondo de reservas de emergencia.

La aportación de los BRICS al Banco de Desarrollo será en un principio de 50 millones de dólares, repartido a partes iguales entre los cinco componentes del grupo. Su objetivo se centra en ofrecer una alternativa de financiación a países en vías de desarrollo al margen de los mecanismos habituales que conduce el FMI, y presentarse como una nueva potencia económica independiente de Estados Unidos y Europa, que son los bloques que controlan políticamente las acciones del FMI y del Banco Mundial.

El fondo de reservas se dotará con 100 millones de dólares y empezará a estar operativo en 2015. La finalidad de este fondo es poder ayudar a cualquiera de sus socios ante el escenario de una fuga  de capitales o de necesidades urgentes de capital para reactivar su economía en contraposición a la actual política de austeridad imperante en la economía desarrollada. Según los expertos hay dos explicaciones a este importante acontecimiento de  asociación entre el conjunto de los 5 países que forman los BRICS. Por un lado, "la insatisfacción de los países BRICS respecto a su posición en el escenario económico global", aduce Charles Collyns, del Instituto de Finanzas Globales en representación de uno de los mayores bancos privados e instituciones financieras del mundo. Por otro lado, "la supuesta amenaza China, como reconoce Oliver Stuenkel, profesor de la Fundación Getulio Vargas en São Paulo que ha escrito sobre los BRICS argumentando que "los BRICS no quieren un mundo en donde China reemplace a Estados Unidos como potencia hegemónica global. Brasil y algunos otros están muy preocupados con la ascensión de China." Los BRICS, cuyo concepto nace en 2001 a manos de Jim O'Neill, un economista de Goldman Sachs para denominar un conjunto de economías emergentes con ciertas características comunes, representan una quinta parte del Producto Interior Bruto de la economía mundial y un 40% de la población de todo el mundo. Reclaman, por tanto, un hueco que no se les ha concedido en la toma de decisiones en el FMI ni en el BM.