Ejemplos de planes de intrenacionalización para empresas

Los ejemplos de planes de internacionalización para empresas que más éxito tienen no difieren mucho de los que utilizaron otros negocios que no alcanzaron resultados tan brillantes con su estrategia de expansión. La clave no reside en el esqueleto sobre el que trabajar, sino en la profundidad de los análisis, la calidad de la investigación y la idoneidad de los recursos dispuestos para el avance. En cualquier caso, resulta imprescindible el disponer de un punto de partida que permita orientar las acciones. Los ejemplos de planes de internacionalización para empresas deben contar con, al menos, los siguientes apartados:

  1. Objetivos: mercado de destino, ventas esperadas, expectativas de beneficios y modos de penetración.
  2. Adaptación del producto: aplicada a componentes esenciales, presentación o servicio de soporte.
  3. Marketing: publicidad, promociones, estilo de venta y medios de comunicación aplicables.
  4. Distribución: teniendo en cuenta los puertos y modos de transporte.
  5. Empaquetado: etiquetado, containerización, adaptación a la legislación aplicable y costes.
  6. Requisitos documentales: facturas, justificantes de envío, seguros, documentación especial, certificados de origen y declaraciones aduaneras.
  7. Transporte: medios y condiciones del transporte elegido.
  8. Canales de distribución: agentes importadores, intermediarios mayoristas o representantes de venta al detalle.
  9. Almacén: tipos, ubicación y costes.
  10. Recursos necesarios: financieros, de personal y relativos a la capacidad de producción.

Partiendo de estas directrices cada empresa deberá trabajar en la recogida de datos que permitan responder a todas las cuestiones que surjan y prepararse para reducir a, máximo la incertidumbre de una iniciativa de este tipo.  

Plan de Internacionalización

Créditos fotográficos: istock Harvepino

Los mejores ejemplos de planes de internacionalización para empresas: casos de éxito y sus enseñanzas clave

Inspirándose en ejemplos de planes de internacionalización para empresas que han logrado el éxito, se pueden extraer una serie de recomendaciones que aplicar a la propia estrategia. Walmart, Google, Amazon, IBM, IKEA, Coca - Cola o Apple son algunas de estas organizaciones y, en ninguno de los casos es necesaria presentación, todo el mundo las conoce (literalmente). Lo mismo sucede con Inditex, el mejor representante de las empresas españolas internacionalizadas. Pese a que las estrategias, sectores y políticas de todas estas firmas difiere bastante entre sí, existen puntos en común que definen las claves de una acción internacional efectiva:

  • Ser único: facilitar al cliente el sentirse identificado y poder diferenciar un rasgo característico del producto o servicio.
  • No tener miedo al cambio: adaptarse es fundamental ya que, para garantizar la sostenibilidad del negocio es indispensable escuchar a los clientes, tener en cuenta sus opiniones (y sus deseos, necesidades, expectativas) y tratar de satisfacerlas.
  • Abrirse a nuevas posibilidades: puede ser la creación de una empresa conjunta con un líder local o cualquier otra alternativa que permita adquirir una posición de mercado más sólida, al crecer en base al talento y la adquisición de conocimiento.
  • Respetar la cultura local y respetar a los competidores del país de destino: y aprender de ellos en la medida de lo posible.
  • Invertir en seguridad: desde una buena investigación y análisis de mercado, como punto de partida; hasta una sólida infraestructura o los medios adecuados de comercialización.
  • Apostar por una gestión local fuerte: capacitada para dar respuesta a la demanda desde la autonomía.