Datos macroeconómicos de España que te interesan

Los datos macroeconómicos de España sirven de referencia a inversionistas de todo el mundo que se plantean si merece la pena hacer el movimiento y si apostar por nuestro país les deparará la rentabilidad esperada. El gasto público per cápita, el ranking de competitividad, el índice de fragilidad o el de corrupción son algunos de los indicadores más reveladores a la hora de valorar la conveniencia de la inversión en un país, sin embargo, al que se recurre con mayor frecuencia y de forma invariable es al PIB real o el PIB per cápita.  

Datos macroeconomicos España

Créditos fotográficos: istock adrian825

Cómo utilizar los datos macroeconómicos de España

No sólo los inversionistas extranjeros necesitan estar informados sobre los datos macroeconómicos de España, sino que estos indicadores pueden servir como guía para una toma de decisiones fundamentada a empresarios, inversionistas e incluso ciudadanos de a pie nacionales. Analizar este tipo de datos presenta grandes utilidades, como:

  • Comprender el sentido de la evolución de la economía: los datos macroeconómico de España, cuando se monitorizan, reflejan una tendencia, que aporta una visión mucho más completa que un dato puntual, aislado en el tiempo.
  • Asimilar los comportamientos de los distintos agentes económicos y sus interrelaciones a una cifra: al cuantificar este tipo de variables se puede valorar la realidad de forma más objetiva. Es la base de cualquier seguimiento y la única forma posible de trabajar sobre cada dato, profundizando en su análisis y comparativas.
  • Comparar el estado de la economía nacional con el de otras: y también el de una Comunidad Autónoma con el de otras. De esta forma se adquiere una perspectiva que resulta muy interesante para alcanzar una mejor comprensión de los fenómenos sociales y políticos que tienen su reflejo en la economía, así como de las fluctuaciones de esta misma.

 

Los datos macroeconómicos de España más relevantes

 

Cada indicador, cada uno de los datos macroeconómicos de España, contribuye a completar la radiografía del estado y la salud de la economía nacional. Cuantos más se conozcan, más completa será esta visión, más objetivo el análisis que se pueda extraer de ella y más precisa la toma de decisiones. Sin embargo, también es cierto que, incorporar demasiadas variables de estudio puede complicar su interpretación, sin que ello suponga una calidad muy superior en las conclusiones o sin que la minimización del riesgo se incremente de forma significativa. Por eso, puede resultar más conveniente centrarse en unos pocos indicadores, de gran utilidad. Entre los datos macroeconómicos de España que deben valorarse en todo caso se encuentran los siguientes:

  • Producto interior bruto (PIB): refleja el crecimiento económico de una nación o una región al mostrar el valor de la producción de bienes y servicios.
  • Deuda y déficit: aportan interesantes datos acerca de la balanza comercial de un país en su relación con las cuentas en el exterior.
  • Índice de precios al consumo (IPC): sirve para comprobar la tendencia de los precios de la cesta de la compra y funciona como una muy buena referencia del estado de sueldos y pensiones.
  • Tasa de desempleo: este dato informa acerca de la situación del mercado de trabajo y su análisis puede complementarse con otros como la tasa de actividad.

Todos ellos y muchos más pueden encontrarse en la página web del Instituto Nacional de Estadística, donde se recogen de forma totalmente actualizada.