Cuba busca inversores españoles en la isla

El gobierno cubano, a través de su viceministra de Comercio Exterior Ileana Núñez Marchado, está promoviendo la inversión extranjera con la creación de la nueva Ley de Inversión Extranjera, aprobada el pasado mes de marzo, así como la creación de la Zona Especial de Desarrollo Mariel que permite atraer empresas extranjeras con garantías jurídicas y condiciones fiscales especiales. El objetivo es atraer capitales para mejorar las inversiones en este país caribeño, supliendo las carencias internas con la captación de empresas internacionales.  

126859499

El pasado 26 de junio tuvo lugar un encuentro entre representantes del gobierno de Raúl Castro y 160 empresas españolas. El evento fue organizado por el Consejo Superior de Cámaras de Comercio españolas y dirigido por su presidente Manuel Teruel. Cuba tiene una fuerte necesidad de capital para promover su economía, y está buscando en el exterior empresas que puedan cubrir esas necesidades.

Por este motivo, se convocó a un amplio grupo de empresarios que representan los sectores en los que Cuba ha mostrado gran interés. Según informó la viceministra, las áreas en las que se busca atraer inversión de empresas españolas son la agroindustrial, biotecnológica, industrial de envases y embalajes, industrial ligera y el turismo, destacando, sobre todo, el área de la industria alimentaria. La viceministra Ileana Núñez hizo hincapié en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel como principal apuesta del gobierno cubano. Está situada al oeste de La Habana y dispone de una extensión de 465.4 km2. En esta zona se pretende atraer a empresas que produzcan bienes y servicios de valor añadido, con fuerte sentido de la innovación y que utilicen energías limpias. El presidente del Consejo se refirió al la nueva zona destacando que "constituye un polo de atracción para la inversión española" y que abre la posibilidad de que lleguen a la isla más empresas españolas y de mayor tamaño. Las novedades más importantes de estos acuerdos se basan una importante rebaja fiscal, como la eliminación del impuesto por la fuerza del trabajo, que actualmente estaba fijado en el 11%, la exención por 8 años del impuesto de utilidades, que se fijará en el 15% frente al 30% actual una vez acabado este plazo, y la supresión de barreras arancelarias «durante todo el proceso de inversión».

Por su parte, el gobierno cubano ofrece como características interesantes de la economía para las empresas españolas e inversores extranjeros «la estabilidad política y social, un elevado nivel de formación y cualificación de su mano de obra, un alto nivel de seguridad y una situación estratégica» en el Caribe. Según las autoridades cubanas, ya han mostrado interés en esta zona 44 empresas españolas de las que actualmente se estudian 21 solicitudes.