Consejos prácticos para el uso de los Incoterms

Consejos practicos para el uso de los Incoterms

La utilización de los Incoterms resulta muy ventajosa para evitar problemas a la hora de realizar transacciones de comercio exterior. Su universalidad agiliza las operaciones internacionales, no cabe duda, pero al mismo tiempo la diversidad de términos y su elección en función de cada situación y modos de transporte elegidos pueden generar un sinfín de dudas prácticas.

Saber utilizar los Incoterms, lógicamente, requiere estar al tanto de las novedades que incluye la Cámara de Comercio Internacional, su creadora y supervisora, que hizo su última renovación en 2010. El objetivo es hacer un correcto uso y, en fin, poder elegir el Incoterm que más convenga tras valorar los costes y analizar las operaciones de transporte necesarias hasta el lugar de destino acordado para la mercancía. Así, independientemente del tipo de Incotem que elijamos, hay que tener en cuenta una serie de pautas básicas que nos ayuden a actuar correctamente, como los siguientes:

  • Necesidad de un contrato de compra venta: Los Incoterms son un complemento del contrato de compraventa internacional, por lo que en ningún caso pueden sustituirlo, ya que no regulan la transferencia de la propiedad ni las condiciones de pago. Se recomienda añadirlo a éste, por lo que son optativos, y en todo caso si no se hace habremos de especificar los detalles de la expedición en el mismo. Habremos de hacerlo en el idioma del destinatario, por lo que será más cómodo y efectivo hacerlo mediante el uso de Incoterms, ya que establecen de forma normalizada las responsabilidades de cada parte.
  • Incluir la expresión Incoterms 2010: Es importante hacer constar el año para que quede claro que el término empleado se refiere a la última clasificación de la Cámara de Comercio Internacional (2010) y no a anteriores reglas y usos estandarizados, que siguen vigentes pese a haber otros posteriores.
  • Utilizar la última versión: El uso de la última versión . En primer lugar, escribiremos las siglas del incoterm elegido (DAP, FCA, CIP, FOB, FAS, etc.), el punto de entrega convenido, ciudad y país a continuación y, por último, la expresión "Incoterms 2010". Su inclusión a través de esta fórmula implica la inclusión en el contrato de compraventa. Recordemos que la última versión promulgada incluye un total de 11 términos, algunos de los cuales sustituyen o agrupan otros anteriores.
  • Especificación exacta del destino: Especificar el lugar de entrega de forma concreta, nos evitará confusiones que acaben suponiendo un gasto extra que el seguro contratado podría no cubrir.
  • Modificación excepcional: En principio, los Incoterms admiten modificaciones mediante la especificación de condiciones adicionales, si bien los expertos recomiendan no abusar de ello, pues su utilidad es precisamente su eficacia sin necesidad de añadidos. Aún así, si fuera necesario podemos hacerlo, y si tenemos dudas sería interesante guiarse por otras experiencias exitosas. Por ejemplo, sería necesario hacerlo si se acuerda que el vendedor corra con los gastos y riesgos de las operaciones aduaneras.
  • Uso de uno o más medios de transporte: En función del medio de transporte o transportes elegidos podremos utilizar uno u otro Incoterm. Como norma general, cuando utilicemos más de un modo de transporte usaremos un Incoterm polivalente, y también lo haremos cuando la mercancía se envíe en un contenedor.
  • Tenerlos en cuenta al calcular costes: a la hora de calcular el coste de una operación comercial hemos de tener en cuenta el Incoterm elegido e incluirlo en el precio de venta, sin olvidar que algunos tipos exigen asegurar la mercancía.