Cómo entender los datos macroeconómicos en un análisis de mercado

Cuando una empresa se plantea comercializar sus productos en un país con el que todavía no ha entrado en contacto anteriormente, debe recopilar bastante información para valorar los pros y los contras de abordar un proyecto de internacionalización y minimizar los riesgos. Evidentemente, no existe una oportunidad de inversión o lugar al que exportar que reúna únicamente condiciones positivas. Se han de valorar, por tanto, múltiples variables y tomar una decisión gracias a una buena  interpretación de los datos macroeconómicos.

Para obtener información económica de un país, una empresa o un inversor debe buscar asesoramiento profesional, ya sea a través de consultorías privadas o bien a través de los organismos oficiales del Estado. En este caso, el ICEX (Instituto de Comercio Exterior), que depende del Ministerio de Economía y Competitividad del gobierno español, pone a disposición en su página web una gran cantidad de informes económicos y comerciales.

En un estudio de mercado se presentan una serie de datos macroeconómicos que se deben interpretar. Hay multitud de variables, las más importantes a la hora de invertir o exportar son:

Producto interior bruto (PIB)

Es el valor de la producción de bienes y servicios en un país durante un año. Se valora en base a una moneda, por lo que al comparar los PIB de diferentes países habrá que homogeneizar la moneda. Podemos encontrar el PIB nominal, que está calculado con los precios de ese año, o el PIB real, calculado tomando un año como base y teniendo en cuenta la evolución de los precios desde esa fecha (deflactar un valor). Además, podemos interpretar el PIB per cápita para saber el bienestar de la población o la tasa de crecimiento del PIB para conocer el crecimiento económico de un país.

Tipo de interés

Es el precio al que los bancos conceden préstamos. Es importante considerar esta variable si se va a establecer una filial en otro país para conocer los costes de financiación. Además, tiene influencia directa en otras variables macroeconómicas como la inflación y el tipo de cambio.

Tipo de cambio

Es una variable fundamental en el mercado internacional. El tipo de cambio entre dos moneda es la cantidad de divisas necesarias para obtener una unidad de la otra. Varía diariamente y es normal que siga tendencias, así que es importante seguirlas para saber cuál puede ser el momento oportuno para invertir o exportar. Una subida del tipo de cambio hace que la moneda aumente de valor, con lo que será conveniente aprovechar la fortaleza de la moneda para invertir en países extranjeros. Si la moneda se deprecia respecto a otra, las economías exteriores demandarán más bienes, es decir, sería un buen momento para las exportaciones.

Inflación

Es la tasa de crecimiento de los precios de los bienes de una economía. Es un valor estimado y se calcula tomando una serie de bienes y servicios de referencia. Es importante si una economía no controla la inflación porque provoca inseguridad en los precios y, por tanto, en las inversiones extranjeras. Además, una alta inflación reduce el valor de una moneda y desincentiva el ahorro.

Déficit presupuestario

En un país en el que los gastos públicos superan de manera amplia y de forma continuada a los ingresos se produce un déficit presupuestario. Puede ser un indicador de que ese país necesita inversores externos para reactivar su economía y poder recaudar más impuestos para equilibrar el presupuesto. El análisis macro reúne otras muchas variables y las relaciones entre ellas. Con estas variables nos podemos hacer una idea de cómo funciona un país interna y externamente para poder analizarlo, si interesa, con más profundidad.