China o Corea del Sur: exportar o invertir

La decisión de buscar nuevos mercados con los que expandir un negocio debe tener en cuenta las características económicas y sus necesidades. Partiendo de un análisis interno de la empresa en el que se deben poner sobre la mesa las fortalezas y debilidades, se extraerán las conclusiones que determinen cuál es la mejor opción para la estrategia de internacionalización.  

177248315

Si el resultado de este análisis se decanta por adoptar una estrategia de exportación, se deben buscar países con un perfil importador, mientras que si la opción escogida es la de invertir en el extranjero para crear una infraestructura logística o productiva, nos decantaremos por países con un tejido industrial que reúna las condiciones para producir nuestros productos con el mejor resultado, ya sea por bajo coste o por su competitividad en ese tipo de producto. Si escogemos las economías asiáticas encontramos dos importantes economías que por sus perfiles productivos podrían encontrarse entre los mencionados anteriormente: China, que representa un modelo con fuertes importaciones y Corea del Sur, cuya economía se basa en las exportaciones, lo que hace que este país sea destino de numerosas inversiones. 

Corea del Sur

Corea del Sur ha hecho muchos esfuerzos económicos en las últimas cuatro décadas. Mantieene una tasa de inflación muy baja (1,1%), una política de apertura a inversiones extranjeras y un elevado ahorro nacional. El  resultado es una poderosa industria de alta tecnología en sectores como la electrónica, producción de automóviles, químicos, construcción naval y derivados del acero, y una gran confianza internacional a nivel mundial. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Energía Coreano se incrementaron las promesas de Inversión Directa Extranjera (IED) en este país durante el primer semestre de 2014, lo que refuerza a esta potencia emergente como destino de capitales inversores. El aumento se sustenta en la fuerte inversión China, aunque la principal conclusión es que crece la confianza de las empresas para invertir en la economía coreana. Las cifras que aporta el Ministerio Coreano de nuevas promesas del primer semestre del año (10.070 millones de  dólares) representan un aumento del 39% respecto a las del año pasado, mientras que el total de inversión real (6770 millones de dólares) también supone un récord en captación de capitales, registrando un aumento del 57% en comparación con el mismo período de 2013. Este país asiático crece a un ritmo del 4%, a pesar de las últimas revisiones a la baja a causa del riesgo que representa Corea del Norte y del fortalecimiento de su moneda local, el won, lo que resta competitividad a las empresas surcoreanas y reduce sus beneficios cuando son repartidos entre los accionistas. A pesar de estos factores negativos, Corea del Sur tuvo un superávit comercial en junio de 5.290 millones de dólares, principalmente, gracias al incremento de las exportaciones de productos tecnológicos y derivados del acero. Con este mes ya son 29 seguidos con superávit. Las exportaciones coreanas crecieron este mes a un ritmo del 2,5% mensual, alcanzando la cifra de 47.840 millones de dólares y las importaciones registraron un aumento del 4,5% para alcanzar las cantidad de 42.550 millones de dolares. Las empresas coreanas dedicadas a las ventas de semiconductores dispositivos de comunicación móvil, televisores de alta gama, LCD y productos derivados del acero fueron las que más crecieron en este periodo. Bajaron las ventas de derivados del petróleo y  automóviles.

China

La apertura de China ha sido más lenta que la coreana, y todavía le queda un largo camino que recorrer. Hay sectores todavía vetados a la inversión extranjera y en muchos casos se hace necesaria la supervisión directa del Estado o la creación de empresas conjuntas. En cambio, China cuenta con dos características atractivas que lo convierten en un país principalmente importador: la población y las reservas de recursos naturales.

Población

La población China es de 1.347 millones, aunque un buen porcentaje todavía se encuentra bajo el umbral de la pobreza, pero cada vez más gente vive en grandes ciudades generando una fuerte demanda de productos de consumo y de infraestructuras y servicios urbanos. Se estima que cerca de 360 millones de chinos emigrarán a las ciudades en los próximos 20 años.

Reservas de recursos naturales

Las grandes reservas minerales junto con una escasa y poco competitiva industria extractiva disparan las necesidades de importación de tecnología y productos relacionados con este sector. Además, China se enfrenta a la necesidad de mejorar sus infraestructuras de transporte y para ello destinará un elevado porcentaje de su presupuesto para este fin, de manera que la necesidad de cualquier tipo de tecnología y maquinaria para la ampliación de la red e infraestructura de transportes serán cubiertas necesariamente con importaciones. La inflación en China es uno de los datos que más preocupa a la hora de establecer inversiones en este país. Actualmente, está cercana al 6% y con cierta inestabilidad. Por último, China está haciendo esfuerzos en conseguir una mayor transparencia y seguridad jurídica para la creación de empresas extranjeras en su territorio, pero sigue siendo otro dato en contra de la IED. Ambos países presentan grandes oportunidades de negocio. Hemos presentado perfiles claramemente diferenciados entre estas dos potencias asiáticas, China como importador y Corea como exportador, aunque la decisión se tendrá que tomar después de un exhaustivo análisis de oportunidades.