Capacitación profesional, el quid de la competitividad internacional de la empresa

Capacitacion profesional el quid de la competitividad internacional de la empresa

El éxito del proceso de salida al exterior de una empresa tiene mucho que ver con una determinada actitud y con el avance a través de la experiencia, sin duda, si bien la capacitación profesional resulta imprescindible para adquirir conocimientos que permita responder de un modo eficaz ante los requerimientos específicos del comercio internacional. Su complejidad exije no sólo una involucración muy grande sino también la preparación necesaria, en especial en sus fases iniciales.

En efecto, a la hora de actuar de una forma apropiada en el comercio exterior, la capacitación profesional del personal se revela como el quid de la competitividad en un mundo globalizado, y lo hace para una pluralidad de actores. Su formación, además, creará sinergias muy valiosas. No en vano, la internacionalización implica a los recursos humanos como uno de los elementos esenciales para poder perfilar una clara ventaja competitiva, sobre todo en el caso de las empresas de menor tamaño que han de competir en desigualdad de condiciones.

La importancia de tener el equipo adecuado

Habida cuenta de que la internacionalización es uno de los mayores desafíos que puede enfrentar una empresa, y de que encontrar la fórmula idónea para salir al exterior requiere una planificación estratégica, así como llevarla a término mediante personal competente, la conclusión es clara: se precisa de una capacitación profesional suficiente para maximizar las posibilidades de que la aventura más allá de nuestras fronteras sea un éxito. Aunque en muchas ocasiones se recurre a personal externo para dar respuesta a necesidades especialización y, de hecho, hacerlo resulta recomendable en muchas ocasiones, los empresarios necesitan de una buena formación desde una perspectiva internacional y empresarial como premisa básica para salir al exterior. A su vez, el equipo encargado de implementar un plan de expansión internacional, -normalmente la empresa al completo-, requerirá de una implicación e igualmente precisará de una formación específica.

La formación, un valor estratégico

Lo cierto es que no exiten pautas ni fórmulas de éxito que garanticen resultados,  pero los expertos se muestran unánimes al afirmar que una estrategia de internacionalización viable exige recursos humanos formados. Es así que adquirir conocimientos en gestión empresarial desde un enfoque global es el mejor modo de estar preparados para superar los desafíos que nos aguardan en los complejos y cambiantes escenarios internacionales. El motivo que mueve a muchos alumnos a cursar un MBA (Master of Business Administration) es precisamente alcanzar el objetivo de conseguir capacidades gerenciales que les permitan actuar de motor en distintas facetas, tanto para infundir motivación al equipo como para orientar su proyecto de salida al exterior con responsabilidad y conocimientos competentes. La elección de un programa formativo como el Executive MBA, impartido en la EAE Business School, una de las escuelas de negocio más importantes, es idóneo para la preparación de empresarios, profesionales y directivos, ya que capacita para desenvolverse en un entorno altamente competitivo combinando el rigor académico y un enfoque práctico. Su metodología a distancia online o semipresencial blended se adapta a la disponibilidad horaria del alumnado.