Análisis DAFO: ¿Qué es y para qué sirve?

Herramienta DAFO que es y para que sirve El análisis DAFO es una herramienta idónea para realizar un diagnóstico fiable de nuestra empresa en relación a un determinado proyecto ante el que deseemos tomar una decisión estratégica. Su uso facilita una información valiosa de forma sencilla tras identificar debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la organización en un contexto o mercado particular.

Si nos encontramos ante el reto de iniciar o consolidar un proceso de internacionalización se hace imprescindible recurrir a este método con el fin de tomar decisiones en uno u otro sentido y, en fin, para que nuestro plan para salir al extranjero no encuentre dificultades que podríamos haber previsto. 

 

CÓMO ORGANIZAR UNA EMPRESA FAMILIAR, DESCÁRGATE LA GUÍA GRATIS

 

Definir las estrategias

De forma básica, puede afirmarse que un análisis DAFO se centra en los factores internos para reconocer fortalezas y debilidades, y por otra parte nos señalará las oportunidades y amenazas a partir de los factores externos. Se trata de un análisis idóneo y necesario para trabajar un plan de internacionalización a partir de las posibilidades reales de un negocio, por lo que sobre todo constituye una manera de obtener información crítica a partir de la que actuar o abstenernos de hacerlo. Aunque pueda parecernos que fortalezas y oportunidades, por un lado, y debilidades y amenazas, por otro, son conceptos similares, en realidad no es así, esencialmente porque se distinguen por un enfoque distinto, bien sea interno (o subjetivo, de la propia empresa) o externo a ella. Es así que la herramienta DAFO enfoca el análisis del negocio de forma integral, desde un complementario enfoque interno y externo que, ante todo, busca hacer luz sobre aspectos que podrían pasas desapercibidos para orientar las mejores decisiones:

  • Análisis interno: gira en torno a las cuestiones de liderazgo, estrategia, alianzas, procesos para describir sus fortalezas y debilidades.
  • Análisis externo: estudia los elementos relacionados con los posibles mercados y el sector, señalando oportunidades y amenazas.

La valoración de cada una de las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas y su posterior confrontación entre ellas nos dará una visión general del estado de la cuestión. De este modo, nos será más sencillo entender la importancia relativa de algunos de los elementos que en un principio podrían parecernos más o menos graves de lo que son. A partir de las oportunidades que tenga un negocio y/o producto se establecerá un plan de actuación que deberá pautarse para su cumplimiento, sin perjuicio de futuras revisones periódicas, por otro lado necesarias si queremos aumentar sus posibilidades de éxito.

Plan de acción

Más allá del diagnóstico, la identificación de esos pros y contras ayudará a establecer un plan de acción concreto. Desde un punto de vista práctico, se trata de plantear las políticas oportunas en función de los resultados que arroje el análisis, de sacar conclusiones que se plasmarán en acciones concretas. Es decir, nuestro objetivo será obtener el máximo rendimiento de las oportunidades y hacer frente a las amenazas con las armas de las que dispongamos en función de nuestras debilidades y fortalezas. Identificar nuestra ventaja competitiva es otra de las utilidades de esta herramienta de diagnóstico que nos será muy útil para establecer la capaciadad de una empresa para la exportación. Conseguirlo, sin embargo, exige ir más allá del mero análisis interno y externo en busca de información significativa que nos ayude a decidir qué mercados nos  convienen. Su utilidad se verá potenciada si incluimos el análisis DAFO dentro de un plan de internacionalización más amplio, en el que se establezcan las coordenadas para interpretar tanto esta herramientas como las conclusiones de posibles estudios de mercado en el contexto adecuado.