Ventajas del descuento comercial

Descuento comercial

El descuento comercial o bancario es un tipo de operación en el que la entidad financiera anticipa a la empresa el importe de una letra de cambio o pagaré que todavía no ha vencido. Lógicamente, a la operación se le aplican comisiones, por lo que la empresa no cobra la totalidad de los efectos comerciales, si bien es un servicio muy demandado cuando la empresa necesita aumentar su liquidez de forma puntual.

Normalmente es una operación a corto plazo, que liquida los intereses de la operación por anticipado, y que también conlleva un gasto en caso de que no se satisfaga el pagaré a su vencimiento.

Se trata, por lo tanto, de un habitual instrumento de financiación, utilizado principalmente por las empresas, que traen al descuento a las entidades financieras para negociar por su cobro anticipado, y por el que ambas salen beneficiadas. Por un lado, para la entidad financiera son interesantes este tipo de operaciones pues, al ofrecer los descuentos bancarios, sólo asume un riesgo indirecto y, en caso de salir todo bien, sale beneficiada, puesto que ya que se descontó por anticipado el importe de la letra y, al cobrarla, satisface el total de la deuda. Cuando, una vez vencido el efecto, la letra o pagaré resultaran impagados, como la empresa es el emisor, la entidad financiera no asume el riesgo de impago, que sigue siendo para la compañía, responsable de la solvencia de  su clientela. Es entonces cuando se le carga la deuda, además de unos gastos de devolución. Sin embargo, pese a estos riesgos, optar por esta fórmula de financiación también tiene numerosas ventajas para las empresas:

  • Obtención de liquidez inmediata: las empresas consiguen liquidez inmediata de las ventas aplazadas a los clientes sin tener que esperar a su vencimiento, y esta es una de las razones más importantes por las que se solicita este servicio. Esa liquidez permite financiar el capital circulante. En este sentido, por lo tanto, constituye una solución rápida, fácil y cómoda.
  • Elimina los costes de gestión de cobros: Al asumir la entidad financiera la gestión del cobro, la empresa se libera de los gastos administrativos que conllevaría realizarla, siempre y cuando el cliente pague a su vencimiento. En caso contrario, habrá de hacer frente a gastos de devolución y,  a continuación, optar por la solución que más le convenga para intentar cobrarlo por su cuenta.
  • Solución puntual para conseguir liquidez: Aunque la operación supone unos costes, estos no son demasiado altos, y constituyen una alternativa a la petición de créditos y préstamos, si bien en cada caso convendría valorar la mejor opción.

Aunque el descuento comercial tiene indudables ventajas, antes de optar por ella conviene analizar otras fórmulas de financiación a corto plazo, que podrían ser más convenientes por su menor coste, aunque a menudo requieren de una mayor planificación contable que no siempre es posible. Además del descuento comercial, la cuenta de crédito, el crédito comercial, el descubierto en cuenta, el factoring, el confirming son las principales fuentes de financiación a corto plazo.