Tres consejos rápidos y eficaces sobre emprendimientos familiares

tres consejos rápidos

Arrancar con un proyecto empresarial es siempre una tarea que requiere un gran esfuerzo. Esto no es diferente en el caso de un negocio familiar, que normalmente nace como proyecto de vida. Contar con un correcto plan de empresa ayudará a tener claros los objetivos por parte de todos los miembros. En el caso concreto de las empresas familiares, será oportuno tener en cuenta una serie de consejos para llegar a buen puerto y mantener a la familia en tan buena sintonía como antes de comenzar con el proyecto.

´

  • Definir la misión de la empresa.

La guía que nos conduce por el camino adecuado. La posibilidad, dentro de la familia, de llegar a objetivos comunes es una de las ventajas que se dan en los emprendimientos familiares. La confianza entre los miembros tiene que llevarte a tener muy claro cómo quieres que  perciban la empresa tus proveedores, clientes, empleados y competidores. Igualmente, debes establecer los objetivos a corto, medio y largo plazo y saber quién va a dirigir la empresa en cada momento y en qué vas a destacar. De la misma manera, has de saber cómo establecer las relaciones entre familia y empresa para mantener la cohesión sin caer en el desgobierno. Esto conllevará la aceptación de que van a existir los conflictos, pero también la posibilidades de solucionarlo desarrollando siempre una comunicación fluida entre los miembros.

  • Contar con un estudio de mercado exhaustivo que nos indique la viabilidad de la empresa. Estos datos nos permitirán organizar las ideas y la financiación.

Es muy positivo detallar en el plan de empresa todo lo relativo a la financiación de la misma: con cuánto capital partimos, qué financiación vamos a necesitar, como vamos a negociar las mejores condiciones para acceder a ella, ayudas o subvenciones a las que se pueda optar, etc.

  • Establecer la división del trabajo con respecto a unas pautas previamente estructuradas, sin dejarse llevar exclusivamente por lo afectivo. Es necesario buscar a los diferentes miembros de la familia un lugar en el organigrama para el que estén capacitados o trabajar en la formación de los mismos. Además, tener un esquema claro de los  pagos en relación con la valoración del trabajo. Esto revertirá en la ausencia de conflictos entre los trabajadores que forman parte de la familia y los que no lo son y permitirá mantener los costos reales, pues el sueldo recibido por el trabajador, sea o no de la familia, estará en relación con el mercado.