Tipos de empresa familiar según la retribución

Modelos de empresa familiar

Entre otros factores, como la filosofía corporativa, la zona geográfica, el sector o el tipo de contrato, la retribución depende del tamaño de la empresa.  Las empresas grandes pagaron los sueldos más altos en 2013, con un salario medio de 2.007 euros mensuales, seguidas de las medianas (50 a 199 empleados), con 1.714 euros, y de las pequeñas (1 a 49), que pagaron 1.357 euros, según los datos del Monitor Anual Adecco de Salarios.

De este modo, a la hora de buscar modelos de empresa familiar según la retribución, encontraremos que su tamaño influye tremendamente en el salario, si bien hay que tener en cuenta que este informe de Adecco se basa en el salario medio bruto, por lo que no se incluyen beneficios no monetarios, pagas, horas extraordinarias, deducciones ni tampoco, entre otros conceptos, las retenciones.

 

 

El sector en el que se desarrolla la actividad también influye a la hora de determinar el montante de la mensualidad. De modo sólo orientativo, - ya que la estadística engloba a empresas de todo tipo-, las dedicadas a electricidad y gas ofrecieron el año pasado un salario medio de 3.718 euros, y fueron  las únicas que superaron los 3.000 euros, seguidas de los sectores de finanzas y seguros y de las industrias extractivas y, en el otro extremo de la lista, se situaron las de transporte y almacén y, en último lugar, las de agua y saneamiento, en el siguiente orden:

  • Electricidad y gas: 3.718 euros.
  • Finanzas y seguros: 2.965 euros.
  • Industrias extractivas:2.403 euros.
  • Información y comunicación: 2.338 euros.
  • Administraciones públicas:1.937 euros.
  • Servicios profesionales:1.896 euros.
  • Manufacturas:1.822 euros.
  • Sanidad y servicios sociales: 1.810 euros.
  • Transporte y almacén:1.724 euros.
  • Agua y saneamiento:1.675 euros.

La profesionalización, factor clave

Que las pymes suelen pagar menos que las multinacionales es una regla con pocas excepciones, pero precisamente porque también las hay, esto no siempre es así. En muchas ocasiones, el salario depende en gran medida de la filosofía de la empresa y de su nivel de profesionalización. Así, empresas que consideran que sus empleados son su mayor valor, ofrecen salarios más altos que aquellas otras simplemente pagan lo mínimo que establece el convenio colectivo o incluso por debajo de él. La mayor complejidad de su estructura suele coincidir con un tamaño más importante y con un elevado número de cargos intermedios y directivos, lo que igualmente también influye en el salario, no sólo en el actual, sino en el que se podría conseguir si se lograra un ascenso, más fácil de alcanzar en este contexto. Básicamente, cuando la empresa familiar crece y con ella lo hace su nivel de institucionalización, es más fácil que la gestión se profesionalice -los familiares pasan a ser propietarios y directivos simbólicos- y los sueldos sean más elevados por la misma dinámica de funcionamiento. En términos comparativos, por último, el pago en forma no monetaria o la retribución variable también hay que tenerlas en cuenta a la hora de valorar el nivel retributivo entre empresas. En este aspecto, las empresas de menor tamaño en fase de supervivencia pueden ofrecer fácilmente retribuciones flexibles, mientras las de mayor tamaño suelen añadir complementos salariales, ya sean en forma de seguros de vida, bonos, descuentos en tiendas o participación en beneficios como aumentando los días de vacaciones o con políticas de conciliación.

 

Post relacionados:

   Fuente imagen: Tungphoto / FreeDigitalPhotos.net