‘Social-funding’, una alternativa para financiar tu MBA

‘Social-funding’

La crisis económica mundial ha provocado que disminuyan los recursos invertidos por las empresas en la cualificación de sus equipos de trabajo.

No es que retener el talento haya dejado de ser una prioridad. De hecho, en situaciones de crisis es cuando más se debe contar con los miembros altamente cualificados de una empresa, pues ellos constituyen, sin ninguna duda, el principal valor agregado a la hora de superar situaciones adversas. Sin embargo, en los últimos años sí que se observa una tendencia a la baja cuando se trata de financiar programas académicos especializados, como por ejemplo los Másters empresariales. Según una encuesta publicada por la Asociación MBAs, en el año 2012 un 29% de los profesionales recibió ayuda de su empresa para cubrir los gastos de su programa de especialización en negocios y finanzas, cifra que en 2014 se redujo al 21%. Ante este panorama, los profesionales del sector empresarial han empezado a buscar nuevas formas de financiamiento, ayudándose sobre todo de las herramientas que les ofrecen las nuevas tecnologías e Internet.  

¿Qué es el ‘social-funding’ y cómo funciona?

La reducción de fondos de las empresas para la formación especializada ha activado métodos tradicionales de financiamiento, entre los que destacan las ayudas de amigos, familiares y los préstamos bancarios o de terceros. Sin embargo, gracias a las múltiples herramientas que actualmente ofrecen las nuevas tecnologías, cada vez cobran mayor protagonismo iniciativas que toman como base las plataformas digitales. A través de éstas, usuarios con intereses y necesidades comunes entran contacto para buscar un beneficio común. Quizá el más conocido sea el crowdfunding, un mecanismo de financiación colectiva para proyectos específicos. Sin embargo, cuando se trata de apoyar a profesionales que han sido admitidos en escuelas de negocios internacionales, es preciso mencionar al denominado social-funding o sistema de préstamos persona a persona. Se trata de un método que apareció a inicios de 2015 en Estados Unidos y que cada día gana más adeptos en el mundo. Veamos en qué consiste:

  • Plataformas como ‘Prodigy Finance’ o ‘Sofi’, creadas por estudiantes de MBA, ofrecen préstamos a profesionales de la dirección de negocios que hayan sido admitidos en programas de MBA.
  • Los candidatos deben registrarse en la página de la plataforma y añadir los datos relativos al programa formativo al que aplican. Además, es necesario adjuntar documentación que avale su experiencia profesional y académica en el área de la gestión de negocios. Superada esta fase, la solicitud entra en estado de evaluación hasta que haya una comunicación formal.
  • La gran ventaja que suponen estos préstamos personalizados es que las condiciones de devolución pueden ser negociadas de forma individual. Es decir, hay flexibilidad y facilidades de pago. Las condiciones no son innegociables; por el contrario, se pueden adecuar a cada caso.
  • Hasta el momento, el portal Prodigy Finance ha otorgado préstamos por casi 50 millones de dólares a estudiantes de 90 nacionalidades.
  • La plataforma Commonbond se perfila como otra opción para préstamos seguros y viables. Sin embargo, su marco de acción aún está restringido a los profesionales de las empresas que residan en los Estados Unidos.