Seis buenas prácticas de las empresas familiares

Buenas prácticas

Muchas de las empresas que hoy reconocemos como compañías de éxito fueron en su día empresas familiares. La mayoría de ellas han logrado llegar a su posición actual gracias a las seis buenas prácticas que vamos a contarte a continuación.

Tous, Inditex y Mercadona comenzaron siendo empresas familiares, aunque hoy en día están consideradas entre las empresas más importantes de nuestro país. La clave de su éxito es que han mantenido una estructura fuerte. En este sentido, es importante tener en cuenta que en una empresa familiar conviven dos sistemas en tensión permanente (familia y negocio), por lo que si la estructura es débil, cualquier perturbación puede provocar su derrumbe. A continuación te contamos seis buenas prácticas de las empresas familiares

 

Buena estructura

Tal y como explican desde La Nación, para evitar situaciones que generen inestabilidad, “es necesario desarrollar una estructura que ponga orden en la empresa”, es decir, institucionalizar la relación familia-empresa con órganos de gobierno, otorgarles funcionalidad, diferenciar los ámbitos de decisiones, establecer reglas claras e incorporar habilidades de comunicación y de resolución de conflictos.

Separar el ámbito familiar del laboral

Cualquier empresa familiar que quiera tener éxito debe seguir una regla muy clara: hay que separar el ámbito familiar del laboral. En este sentido, es importante tener en cuenta que, tal y como explican desde Grandes Pymes, este tipo de empresas están conformadas por tres ámbitos diferentes: la familia, la empresa y la sociedad jurídica. Cada uno de estos ámbitos tiene unos propósitos particulares y está integrado por personas con comportamientos específicos. Es esencial no confundir los roles de estos distintos ámbitos.

Consejeros independientes

Otra buena práctica de las empresas familiares es contar con consejeros independientes, ya que estos mejoran la rentabilidad. Tal y como explica Ricard Agustín, de Family Business Solutions, en declaraciones a El País, lo ideal es que los consejeros “no tengan parentesco con los socios como mínimo hasta el cuarto grado, que tengan capacidad para facilitar el consenso, la confianza de los socios y que no necesiten para vivir lo que se les va a pagar”.

Comunicación

También tenemos que hablar de la comunicación, un aspecto clave en los negocios familiares. En este sentido, es importante tener en cuenta que, tal y como explican desde Infojobs, “las familias que esconden secretos o que evitan hablar sobre los inconvenientes que inevitablemente van surgiendo por el camino, fracasan”. Así, lo ideal es escuchar a todos los miembros cuando tienen problemas, asumir responsabilidades, no buscar culpables e informar continuamente.

Planificar la sucesión

Por otra parte, es esencial planificar la sucesión, pensando siempre estratégicamente. Si no se construyen escenarios futuros que ayuden a determinar el camino ideal para la sucesión, pueden sucederse eventos complejos cuando llegue el momento del cambio generacional, que podrían poner en peligro la estabilidad de la empresa.

Contar con un protocolo familiar

Por último, queremos hablar del protocolo familiar, un documento que incluye los acuerdos logrados por los participantes del proceso en los temas que son considerados críticos. Se trata de una de las herramientas más poderosas en la empresa familiar.

 

Descubre nuestro Master Administración y Dirección de Empresas. Inscríbete antes de que se agoten las plazas.

 

¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
¿Te ha resultado útil?: 
0
Sin votos (todavía)
Buscador de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe nuestras publicaciones directamente en tu email cada 15 días.