¿Qué son las deudas por efectos descontados?

Deudas por efectos descontados

Las deudas por efectos descontados se derivan de los fondos recibidos mediante el descuento bancario. Por lo tanto, para llegar al concepto de "deudas por efectos descontados" como pasivo contable, habremos de partir de la operación de descuento, una operación a la que se recurre cuendo la empresa necesita liquidez y la obtiene mediante un crédito que le concede la entidad financiera, entregando como garantía del mismo las letras pendientes de cobro.

Así, el descuento o negociación de efectos es una fórmula de financiación que permite cobrar antes de que la letra o pagaré venzan, y ello es posible porque una entidad bancaria anticipa el dinero. Lógicamente, esta operación tiene un coste, y son el coste o costes financieros derivados de esta fórmula de financiación los que también se conocen con el nombre de descuento.

La financiación mediante el descuento de efectos

Pese a los costes, por otra parte no excesivos, se trata de una forma de financiación rápida, fácil, que permite a las empresas aumentar su liquidez de forma puntual sin tener que solicitar un préstamo bancario. Así, tanto en los pagarés o letras de cambio, los documentos más utilizados para reflejar la existencia de una deuda a favor de una empresa mediante aplazamiento del pago (también llamados efectos comerciales), figurará tanto el importe de la deuda como su fecha de vencimiento, datos clave a la hora de utilizarlos para poder adelantar el cobro de estas deudas. La emisión de efectos comerciales a sus clientes, casi siempre pagarés bancarios, permite su negociación con la entidad financiera, lo que supone que el banco le anticipe el importe total a cambio de un coste que se cobra por anticipado del importe de la letra, y precisamente por ello la operación se conoce como descuento de efectos. En el descuento de efectos, el riesgo del impago sigue siendo para la empresa. Si el cliente no paga, el banco trasladará el importe de la deuda a la empresa, además de tener que asumir los gastos de devolución. Se conoce como deudas por efectos descontados a las deudas a corto plazo que se contraen como consecuencia de la operación financiera conocida como descuento de efectos. Aunque lo reflejemos como un activo en nuestras cuentas, no deja de ser un efecto comercial descontado, que esconde en realidad una deuda con el banco, que recibe el nombre de Deuda por efectos descontados, contemplado en el Plan General de Contabilidad (PGC).

Los efectos descontados en el PGC

En efecto, el PGC recoge éstas y otras deudas a corto plazo en la cuenta 520, dentro del epígrafe "Deudas a corto plazo con entidades de crédito", que engloba "Préstamos a corto plazo con entidades de crédito", "Préstamos a corto plazo de entidades de crédito", "Deudas a corto plazo por crédito dispuesto" y "Deudas por efectos descontados" (5208), entre otras subcuentas. Además de las "Deudas por efectos descontados", dentro del PGC también encontramos otras cuentas referidas a las letras y su descuento, como los "Efectos comerciales en cartera" (4310), y los "Intereses por descuento de efectos y operaciones de factoring".