Qué información tiene que haber en una carta de despido disciplinario

Qué información tiene que haber en una carta de despido disciplinario

Como gestor de tu empresa deberás asumir la responsabilidad de tomar ciertas decisiones, algunas de ellas más difíciles que otras, por las repercusiones que pueden tener, como la de despedir a uno de tus trabajadores. Son diversos los motivos que te pueden llevar a tomar esta decisión. Sin embargo, para que el despido sea considerado como procedente, sólo puedes justificarlo si se cumplen una serie de requisitos regulados en el Estatuto de los  Trabajadores.

La normativa vigente regula tres tipos de despidos, cada uno de ellos con unas condiciones específicas, entre los que se encuentra el despido disciplinario. Aplicar este tipo de despido supone que el trabajador ha cometido algún hecho considerado como grave y que es culpable del mismo, es decir, que lo ha realizado de manera consciente o debido a una negligencia. La ley dispone que el despido improcedente debe ser notificado por escrito al trabajador. Este tipo de comunicación es obligatoria. Si la información es transmitida de manera verbal el despido no tendrá validez. El instrumento que debes utilizar para hacer efectiva esta notificación es una carta de despido disciplinario, en la que tendrás que argumentar las causas que han motivado tu decisión. Considerar esta carta como un mero trámite informativo es un grave error. Esta carta es un elemento clave en el proceso, pues de su redacción depende que, en caso de juicio, el juez se decante por considerar el despido como procedente o no. La ausencia de datos, las generalidades e imprecisiones, suelen ser motivos suficientes para que la autoridad competente considere que las causas expresadas no estén debidamente justificas  y se valore el despido como improcedente. Por eso, es necesario que detalles  en este escrito todos aquellos sucesos que han originado tu decisión. Los argumentos que expongas deben ser claros, concisos y concretos.

Datos que debe contener una carta de despido disciplinario

Uno de los objetivos de tu carta consiste en justificar debidamente las causas que han provocado el despido. Por eso, en ella debes dar respuesta a una serie de cuestiones básicas como son: Datos del trabajador. Aunque parezca obvio, indicar quien es la persona que va a ser despedida es uno de los requisitos fundamentales.  Señala en la carta sus datos personales como nombre y apellidos, dirección y DNI, y haz referencia a su cargo en la empresa. Motivo del despido y antecedentes. Es necesario que expongas todos los hechos que se han ido sucediendo en los últimos tiempos y que han forzado tu decisión.  No puedes omitir detalles, pues será la única herramienta de defensa que tendrás ante un juicio. Cuanto más concretos sean estos datos mejor. A la hora de redactarlo intenta responder a las siguientes cuestiones:

  • Qué, cuándo, cómo  y dónde ocurrieron los hechos. Describe detalladamente cada uno de los incidentes, las fechas en las que han tenido lugar y aclara el lugar concreto en el que sucedieron. No se trata de redactar una novela, pero sí de dejar constancia de los datos más significativos.
  • Quienes se vieron implicados. Si el incidente se tratase de una agresión o de un acto que implicara a otras personas, es conveniente reflejarlo.
  • Cómo afectó a la empresa. Todo acto tiene unas repercusiones directas  o no. Especifica si sus actos provocaron pérdidas económicas o si generó un clima laboral negativo para la empresa.
  • Qué tipo de medidas se tomaron y sus resultados. También debes exponer las medidas o sanciones disciplinarias que se tomaran en su momento, detallando claramente cada una de ellas y la reacción del trabajador tras éstas.
  • Concluye tu carta explicando el hecho que ha desencadenado tu decisión final, indicando el día, lugar y forma en la que sucedieron los acontecimientos.
  • No te olvides de explicar por qué los actos cometidos son considerados incumplimientos graves, haciendo referencia a la legislación vigente.

Fecha de finalización.  En el escrito debe constar la fecha concreta en la que el despido se hará efectivo.   La carta de despido debe ser firmada tanto por el empresario como por el trabajador despedido. Puede darse el caso de que el trabajador se niegue a firmarla, por lo que es conveniente que la entregues delante de varios testigos. Si lo crees conveniente, puedes enviarla a través de cualquier medio con acuse de recibo, como el Burofax o la carta certificada, que deje constancia de su entrega.