¿Qué hace único a tu negocio familiar?

different

Cuando analizas el ecosistema de empresas que forman parte de tu competencia, te das cuenta de que en apariencia sois muy similares. Primero está ese puñado de grandes compañías, algunas multinacionales, en casos incluso con origen extranjero. Suponen una amenaza sobre todo en cuestión de precio. Como no puedes competir con ellas en este sentido, tampoco lo intentas. Apuestas por la calidad y la cercanía con el cliente, algo que está fuera de su alcance.

Por otro lado, al compararte con otras empresas familiares de tu sector, ves muchas más similitudes.  Ofrecen productos y servicios muy parecidos y cuentan con una estructura y una forma de hacer las cosas que fácilmente podríais intercambiar.

Entonces te preguntas, si fueras un cliente, ¿por qué comprarías en tu empresa y no en esas tres o cuatro de tu competencia que se parecen tanto a ti? La respuesta a tu pregunta es lo que hace único a tu negocio familiar. La cuestión es que no hay nadie que pueda decírtelo, debes descubrirlo por ti mismo. Xavier Romea, consultor y asesor de empresas familiares, propone un ejercicio para ayudarte a realizar este proceso en su artículo “¿Qué aspectos de la estrategia empresarial de tu empresa familiar son esenciales?" Este ejercicio consiste en imaginar que tu empresa se está quemando (metafóricamente) y en cinco minutos decidir qué salvarías de ella. Tienes que llevar muy pocas cosas, solo las que más valor tienen. Precisamente, las que te hacen único en tu sector. Puede ser tu proceso de producción, en el que has introducido mejoras de manera que consigues una eficiencia con la que otros no cuentan. Puede ser también tu estrategia de comunicación, que te ha posicionado en el mercado de forma que has ganado ventaja competitiva sobre el resto. O tu plan de marketing, que has diseñado para llegar a tus clientes justo en el momento en que están tomando la decisión de compra. Sea lo que sea, es lo que hace que tu empresa familiar sobreviva. Por eso debes identificar cuál es ese valor diferencial, para conservarlo como un tesoro. El resto, tal como indica Xavier Romea, podrías comprarlo o subcontratarlo y no se notaría la diferencia.  

 

Post relacionados:

   Fuente imagen: Flickr/ Nina Matthews