¿Qué es la reunificación de deudas?

Que es la reunificacion de deudas

Si nos viéramos en la necesidad de reducir el pago mensual de nuestras deudas, una de las opciones consiste en la renegociación de las mismas para pagar un sólo recibo de menor importe que la suma total de las cuotas actuales. La reunificación de las deudas permite a particulares, autónomos o empresas reorganizar su economía y hacer frente a sus deudas de forma inmediata, pero no olvidemos que es sólo una de las soluciones, y de hecho los expertos sólo la recomiendan como última opción.

Aún así, cuando la necesidad apremia, y lo ha hecho durante la crisis, las llamadas reunificadoras de deudas han aprovechado la desesperación de muchas empresas y clientes particulares para ofrecerles su servicios a cambio de sustanciosas comisiones. De hecho, en los últimos años son muchos los que optan por esta fórmula bien a través a entidades bancarias o de empresas intermediarias, que luego negocia luego con entidades de crédito para reunificar las deudas de sus clientes con el objetivo de pagar menos de forma mensual.

¿En qué consiste la reunificación de deudas?

Así, podemos definir la reunificación de deudas, también llamada unificación o consolidación de deudas, como la operación financiera mediante la cual obtenemos un préstamo para pagar otros préstamos o créditos anteriores, agrupados en un sólo pago mensual de menor cuantía. Básicamente, estamos unificando todas las deudas en un sólo préstamos hipotecario, aunque también existe la opción de hacerlo sin necesidad de hipotecas ni avales, lo que representa una importante limitación de las cantidades de deuda admitidas. De esta manera, obtenemos un único préstamo a un tipo de interés menor, pero con un mayor plazo de amortización.

Riesgos de reunificar deudas

La consolidación de deudas no es la panacea, lógicamente, pues aunque la cuota mensual es única y más baja, y el plazo de amortización puede adaptarse a las necesidades del pagador, los préstamos que están a punto de terminar alargarán su plazo, ya que no terminaremos de pagarlos hasta que finalice el nuevo crédito. Evitar este tipo de situaciones exige conocer bien las condiciones para valorar su conveniencia a la luz éstas, y antes de tomar una decisión sopesar otras alternativas. No olvidemos que la reunificación de deudas es sólo una de las opciones que existen para afrontar situaciones de morosidad. Antes de firmar un préstamo para reunificar, es fundamental estar atentos a una serie de riesgos, como éstos:

  • Comisiones elevadas: se hace necesario valorar las comisiones y costes totales de tramitación y formalización, incluyendo gastos de notaría, registro, gestoría e impuestos, así como las penalizaciones por cancelación anticipada.
  • Tipo de interés y plazo mayores: se recomienda comparar los tipos de interés, y tener constancia de qué parte de la cuota corresponde a los intereses, así como el plazo del préstamo, incluyendo el pago de los gastos totales de la operación.
  • Gastos de asesoramiento: si la entidad bancaria nos niega la reunificación, las reunificadoras privadas serán la única alternativa, lo que implica mayores comisiones y riesgos, por lo que se hace impresdindible contar con un asesoramiento experto que aumentará los costes todavía más