¿Qué es el plan general de contabilidad?

plan general de contabilidad

El Plan General de Contabilidad (PGC) hace referencia al conjunto de normas que regulan la contabilidad de las empresas españolas. A través de él se fijan los procedimientos que deben seguirse en el registro de la actividad económica empresarial  anual, tanto a nivel nacional como internacional.

El Instituto de Contabilidad y Auditoria de Cuentas (ICAC), organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, se encarga de actualizarlo, así cómo de establecer los criterios y métodos de obligatorio seguimiento en el registro de cuentas anuales individuales para que reflejen fielmente la realidad económico-financiera de las empresas. Su obligatoriedad exige confeccionar las cuentas anuales según este Plan General de Contabilidad actualmente en vigor, que fue aprobado en el 2007 para armonizar con el derecho comunitario mediante la Ley 16/2007, de 4 de julio,  por la que se aprueba el Plan General de Contabilidad, así como su desarrollo con el  Real Decreto 1514/2007, de 16 de octubre, y el Real Decreto 1515/2007, de esa misma fecha, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas y los criterios contables para microempresas.

Normalización contable y fiabilidad

Uno de los principiales objetivos del actual PGC es lograr la armonización contable a nivel interno y también en relación a las Normas Internacionales de Contabilidad para, entre otras cosas, facilitar la decisiones de inversión. De este modo, gracias a ese conjunto de normas, principios y criterios se consigue la normalización en materia de contabilidad. Pero, además de clara, comparable y agregable, es decir, aparte de lograrse esa ansiada homogeneización, la información contable ha de ser objetiva y fiable, tal y como se recoge en el Marco Conceptual del PGC, uno de sus apartados clave, que fue introducido en esta última reforma de 2007. De obligado cumplimiento para todas las empresas, el Marco Conceptual del PGC define los conceptos básicos de la contabilidad de forma amplia, desde los principios, pautas a seguir en la elaboración de los documentos contables hasta, por ejemplo, los elementos que figuran en las cuentas anuales: activos y pasivo y patrimonio neto, contenidos en el Balance de Situación o aquellos que se recogen en la cuenta de pérdidas y ganancias, como son los ingresos y los gastos.

La estructura del PGC

Dentro de la estructura del PGC, además de una introducción en la que se explican las razones que motivaron la reforma y se detallan sus características fundamentales, encontramos las siguientes cinco partes, de las que sólo las tres primeras son obligatorias:

  1. Marco Conceptual
  2. Normas de Registro y Valoración
  3. Cuentas anuales
  4. Cuadro de Cuentas
  5. Definiciones y Relaciones contables

A su vez, el Cuadro de Cuentas divide las cuentas en 9 subgrupos:

  1. Financiación Básica
  2. Inmovilizado
  3. Existencias
  4. Acreedores y Deudores por operaciones de tráfico
  5. Cuentas Financieras
  6. Compras y Gastos
  7. Ventas e Ingresos
  8. Gastos imputados al Patrimonio Neto
  9. Ingresos imputados al Patrimonio Neto

Hasta el grupo número 5, incluido, se refieren a las Cuentas de Balance (activo, pasivo y patrimonio neto), que se llevan al Balance de situación, mientras los grupos 6 y 7 recogen cuentas que se llevan a Pérdidas y Ganancias (Cuenta de Resultados), denominadas Cuentas de Gestión. Además, el grupo 6 refleja compras y gastos y el 7 ventas e ingresos y, por último, los grupos 8 y 9 aluden a las cuentas que explican las variaciones habidas en el patrimino neto como consecuencia de los ingresos y gastos durante el ejercicio económico.

Modelos de cuentas anuales

La presentación de las cuentas anuales de la empresa en el Registro Mercantil, de este modo, habrá de ajustarse a la normativa que establece el PGC, con el fin de reflejar fielmente la situación económica y financiera de la empresa, así como, su evolución a lo largo de los sucesivos ejercicios. Los modelos oficiales de cuentas anuales se publican a principios de año en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y constituyen una gran ayuda para la correcta aplicación del PGC. Los últimos se publicaron en el BOE de 28 de enero de 2014 para su presentación este mismo año, pues la ley obliga a aprobar las cuentas anuales a lo largo de los seis meses después que siguen al cierre del ejercicio (coincidente con el año natural) y, desde ese momento, las empresas disponen de 30 días. Por lo tanto, el 30 de julio termina el plazo para registrarlas.