¿Qué debes saber sobre la legislación de tu negocio familiar?

Existen dos aspectos fundamentales sobre legislación de la empresa familiar en los que debes estar al día, los que tienen que ver con la sucesión y con la fiscalidad de esta.

Aspectos relacionados con la sucesión

En cuanto a la sucesión, existen una serie de prácticas jurídicas que favorecen la continuidad del negocio:

    • Regulación del régimen de separación de bienes de los cónyuges y parejas de hecho.
    • Utilización del testamento común para planificar la sucesión patrimonial conjuntamente sin que a la muerte de uno de ellos pueda variar esas decisiones.
    • Utilización de la sustitución fideicomisaria como alternativa al derecho de usufructo si se produce la incapacidad del sucesor. Esto permite mantener la propiedad al fideicomisario hasta el fallecimiento del fiduciario.
    • Limitación en la administración y disposición de bienes heredados por menores e incapacitados y nombramiento de administradores patrimoniales con facultades de administración extraordinaria.
    • Nombramiento de albacea universal para interpretar la voluntad testamentaria y arbitraje si hay algún conflicto.

 

Aspectos relacionados con la fiscalidad

En cuanto a la fiscalidad relacionada con la sucesión tienes que tener en cuenta:

  • Impuesto de Patrimonio. En cuanto a los bienes vinculados a la actividad empresarial quedan exentos siempre que la actividad se ejerza de forma habitual, personal y directa y sea su principal fuente de ingresos.

En cuanto a las participaciones en el capital de sociedades estarán exentas de las participaciones si la participación es directa, tiene una actividad económica real, la participación sea superior al 5% o al 20% si representa a un grupo familiar, que ejerzan funciones directivas y que la remuneración suponga el 50% de sus rendimientos empresariales o profesionales.

  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Actualmente se bonifica con un 95% sobre este impuesto cuando la transferencia es a miembros de la familia. También se necesita cumplir unos requisitos como que se estuviera exento del Impuesto sobre Patrimonio o que se mantenga lo adquirido durante 10 años.

En cuanto a las donaciones se tiene que cumplir que el donante estuviera exento del Impuesto de Patrimonio, que se haga al cónyuge, descendientes o adoptados, que tenga más de 65 años y que se mantenga por 10 años en el receptor la exención en el Impuesto de Patrimonio. Cuando en la empresa familiar deben convivir dos generaciones pueden surgir roces y situaciones de tensión. Antes de que en la empresa se produzcan cambios drásticos es importante que se busquen consensos y se desarrollen planes para adaptarse al momento futuro.