Pymes: Cómo conseguir créditos bancarios

creditos pymes

El difícil contexto económico en el que se encuentran las pymes ha implicado también una importante escasez de crédito bancario en los últimos años que, afortunadamente, está dando paso a una mayor flexibilidad gracias a la incipiente recuperación económica.

Aunque esta carestía ha hecho que las pequeñas y medianas empresas últimamente estén recurriendo cada vez más a fórmulas alternativas de financiación, lo cierto es que siguen teniendo una fuerte dependencia del crédito bancario y, de hecho, los estudios revelan una creciente bancarización. En cifras, solo dos de cada diez pymes (22 por ciento) busca financiación alternativa, frente al 30 por ciento de hace una década, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Internacional de Valencia. En ambos casos, sin embargo, es un porcentaje bastante inferior que el de otros países de la eurozona, como Francia o Alemania, que rondan el 50 por ciento. Esta acusada dependencia de la financiación bancaria ha provocado un fuerte impacto para las pymes durante la crisis financiera, especialmente en lo que respecta a las de nueva creación, por norma más necesitadas de financiación.  Y, a su vez, esa menor concesión crediticia (encarecimiento y disminución de los créditos) derivó en una significativa disminución en la demanda de financiación.  

Consejos para conseguir créditos bancarios

Como hemos apuntado, con el inicio de la recuperación económica está reactivándose la concesión de créditos, con lo que ahora la situación es más favorable. Según consta en el último boletín económico del Banco de España, correspondiente al primer trimestre de 2015, gracias a laa mejora de las condiciones se observa un aumento en las solicitudes de financiación. Aún así, conseguir un crédito bancario no resulta fácil y precisamente por ello es importante tener claras una serie de pautas básicas y requisitos necesarios para que la respuesta afirmativa, además, venga acompañada de unas condiciones lo más favorables posible. Frente a otras fórmulas de financiación, los créditos bancarios suelen establecer intereses más competitivos y son más flexibles a la hora de la negociación, si bien obtener unas buenas condiciones dependerá en gran medida de nuestra capacidad de negociación. Antes de la negociación, sin embargo, será importante empezar con buen pie para que éstas avancen de la mejor manera posible. Para ello, definir un plan de negocio se hace imprescindible. El plan de negocio y el estudio de mercado, en efecto, son requisitos básicos para que la entidad bancaria pueda contrastar la viabilidad de la nueva empresa o del proyecto que se quiere llevar a cabo dentro de ella. Exponer de forma clara y lógica los planteamientos, siendo realistas, y apoyarlos con estudios confiables y planes de negocio ayudará a obtener la confianza del banco. De lo contrario, la negativa será prácticamente automática. La experiencia en la gestión también suma puntos a la hora de obtener el crédito, por lo que conviene hacer hincapié en ello si se cuenta con ella y, finalmente, ahora sí, llega el momento de negociar las condiciones. No se trata tanto de negociar la cantidad, puesto que ésta debe justificarse de forma clara cuando presentemos el plan de negocio, con sus correspondientes justificaciones. Nos centraremos en otros aspectos esenciales como los intereses, el plazo de amortización, el periodo de carencia o las comisiones de apertura y cancelación, entre otras que puedan cobrarnos.